Construcción de jackets en la planta de Navantia Fene
Construcción de jackets en la planta de Navantia Fene - MIGUEL MUÑIZ
Industria metalúrgica

El metal sigue en alza y demanda dos mil trabajadores adicionales

Asime hace balance de un «buen año» en el que facturación y empleo crecieron por encima del 3%

SantiagoActualizado:

El pasado octubre el sector del metal comunicaba la imposibilidad de ampliar plantillas al ritmo que marcaba la recuperación de la actividad por falta de profesionales disponibles. La crisis había expulsado en los años previos a muchos de los operarios de la industria y Asime cifraba en el entorno de los tres mil las necesidades de empleos adicionales. Con los datos completos del ejercicio 2018, la patronal metalúrgica continúa identificando en la carencia de personal una de las amenazas para la marcha de un sector que sigue en alza tras apuntarse un crecimiento del 3 en la facturación y en el volumen de empresas durante el último año. A mayor ritmo, según los datos presentados este miércoles en Vigo, aumenta el empleo, repuntando un 3,4% y sobrepasando los 66.600 trabajadores. No obstante, apuntó Enrique Mallón, secretario de la asociación de industriales metalúrgicos, los planes de formación y el intento de las empresas por «atraer» a trabajadores no han tenido el éxito esperado y, a día de hoy, todavía hacen falta unos 2.000 operarios adicionales.

En cifras precrisis

Ha sido «un año bueno», admitió el portavoz de Asime, desgranando los números de un 2018 en que se superaron los 13.400 millones de euros de facturación y se alcanzaron las 3.777 empresas en activo. En la misma línea, recogió Ep, la balanza comercial registró un incremento del 5,7% en las exportaciones (por valor de 8.435 millones de euros) y un aumento de las importaciones del 12,3%, por un importe en este caso de 8.054 millones. Empujado en gran medida por la automoción y la llegada de encargos a los astilleros, el metal se afianza como la primera industria en aportación al PIB gallego, recuperando prácticamente las magnitudes de antes de la crisis.

El sector marcha, si bien, el secretario de la patronal metalúrgica advirtió de que no están «libres de amenazas», señalando, además de las dificultades para la incorporación de personal suficiente, el posible impacto del Brexit y el coste de la energía.