«Lo mejor del Camino es escucharlo»

«Lo mejor del Camino es escucharlo»

POR P. ABET / D. BALADO | SANTIAGO
Actualizado:

Tracy Saunders se inicia como escritora con una obra que, a priori va a dar mucho de que hablar. En la novela se apunta la posibilidad de que los restos que se encuentran en la Catedral de Santiago de Compostela no pertenezcan al Apóstol, sino a Prisciliano de Ávila. La autora llegó a esta conclusión después de realizar una ardua labor de documentación, que la llevó a consultar los fondos de numerosas bibliotecas de todo el mundo.

La escritora -psicoterapeuta especializada en hipnosis- ha intentado aunar en este relato historia y ficción. El libro no sólo se centra en la figura de Prisciliano, sino también en las vivencias de un grupo de peregrinos, en los que es posible rastrear la sombra de las propias experiencias de la novelista.

-¿Qué empuja a una canadiense como usted (así se declara por todo el tiempo vivido allí) a hacer el Camino, ¿sus creencias religiosas o el afán de aventura?

-En realidad desconozco las razones que me llevaron a iniciar ese viaje. Quería descubrir el camino, vivirlo. No caminaba más de 5 horas al día y tampoco llevaba mochila. Nunca me he considerado la típica peregrina.

-¿En qué momento de su viaje se dio cuenta de que había una historia que debía ser contada?

-Es difícil decirlo. Uno de los primeros días, me encontré con un médico que me dijo: «¿Sabes que existe la posibilidad de que los restos de la Catedral pertenezcan al obispo Priciliano de Ávila?» y me aconsejó la lectura de un libro que tardé dos años en encontrar. Desde ese momento, la figura de Prisciliano se convirtió en fundamental para mí.

-¿Qué leyó en ese libro que tanto la marcó?

-Descubrí a una figura sumamente interesante y carismática para nuestros tiempos. Además, durante el proceso de documentación que realicé constaté que Prisciliano era una religioso que había sido muy poco estudiado. Es un personaje muy desconocido del que se tienen muy pocos datos. Casi no se puede leer nada de él que no esté dentro del dogma de la Iglesia.. Lo catalogaron como brujo y hereje y por discrepar con el catoliscismo fue decapitado.

-Entonces, ¿en qué género enmarcaría su libro?

-Bueno, Prisciliano tiene su protagonismo pero la historia también trata las peripecias de un grupo de peregrinos y los encuentros que se producen a lo largo de este viaje. Se puede decir que contiene ingredientes históricos y también mucha ficción. A decir verdad, existen muchas semejanzas entre lo que fue mi experiencia en el camino y lo que he contado en la novela.

-¿Calificaría a su protagonista -Miranda- como su alter ego?

-(Risas). Sí, sin duda. También he creado un altergeo masculino de mí misma, Félix. Hay mucho de mí en ambos personajes. Cuando escribí la parte de ficción, decidí utilizar todas las notas que había ido tomando durante el recorrido, y que había guardado en un diario de viaje.

-Ahora que su relato está a la venta y después de todo el proceso de creación, ¿qué balance hace de su primera incursión en el mundo literario?

-La experiencia ha sido muy positiva. Esta misma tarde, mirando al Seminario Mayor desde la habitación de mi hotel, recordaba la última vez que estuve en esta ciudad, antes de escribir el libro y la verdad es que me siento muy feliz con él. Por otra parte, estaba preparada para recibir críticas pero la verdad es que el público ha acogido muy bien la novela. Algunas personas han llegado a decirme que era un libro necesario.

-Después de un resultado tan fructífero, ¿entra dentro de sus planes volver a peregrinar a Santiago?

-Por supuesto. Quiero hacer el Camino portugués, desde Oporto. Mi idea es tomarme bastante tiempo, ir despacio para poder observar con atención todo lo que acontece a mi alrededor, hablar con la gente... (ahora está en ello).

-Y hablando de repetir experiencias, ¿tiene pensado escribir una nueva novela?

-Sí. Ahora mismo estoy estudiando a fondo a Diego Xelmírez. Es un hombre fundamental para la historia del Camino compostelano y estoy muy interesada en él. Es probable que se convierta en el protagonista de mi próxima obra.

-Parece que los viajes son su principal fuente de inspiración.

-Hace unos años empecé a plantearme muchas cosas sobre el lugar en el que me encontraba. Entonces, decidí regresar a mi tierra natal, Inglaterra, para visitar a mi familia. De allí me trasladé a Alemania y más tarde estuve en Montecarlo. Cuando llegué a España me fui a Barcelona, luego a Granada... y una mañana, asomada a un balcón de esta ciudad, me dije que España era mi lugar. Es un país que me fascina y me interesa mucho.

-¿Visitará nuestra ciudad durante el Año Santo?

-Claro que sí. Espero volver a Santiago en muchas ocasiones porque es un lugar lleno de paz y belleza en el que encontrase a una misma.