A lo largo de 2015 se registraron un total de 312 incidencias de este tipo en hospitales públicos
A lo largo de 2015 se registraron un total de 312 incidencias de este tipo en hospitales públicos - ABC

Médicos interinos reclaman un plan contra las agresiones a facultativos

Denuncian que 9 de cada 10 profesionales ha sufrido un episodio de este tipo en su vida

SantiagoActualizado:

Un plan que permita reducir las agresiones a los profesionales sanitariosante el preocupante ascenso de este tipo de episodios. Es la reclamación que ayer trasladaban al Sergas y a los colegios profesionales los miembros de la Asociación de Médicos Interinos de Galicia (Asmig) tras anunciar que —según los datos manejados por el propio colectivo— a lo largo de 2015 los episodios de violencia verbal o física contra los profesionales médicos crecieron un 5 por ciento. Mediante un comunicado, la asociación insta a la sanidad gallega a comenzar «de inmediato» con la elaboración de una campaña de sensibilización que visibilice esta problemática, que afecta ya a «más del 90 por ciento de los médicos» que han tenido que vivir una situación de este tipo a lo largo de su vida profesional.

El colectivo de interinos reclama que ese futuro plan haga que todos los usuarios de la sanidad «sean conscientes de sus deberes y limitaciones» y que, además, se les advierta de las consecuencias «penales o civiles» que pueden implicar este tipo de actos. En este sentido, la asociación denuncia la «impunidad» de la que, a su juicio, gozan los pacientes que cometen algún tipo de agresión y recuerdan que este tipo de conductas «se consideran faltas castigadas con escaso rigor». «Las amenazas, injurias, vejaciones y coacciones pasan a tener respuesta por la vía administrativa, lo que consagra la impunidad de la inmensa mayoría de las agresiones verbales a los sanitarios», sostienen.

Para la Asociación de Médicos Interinos, la elaboración de un plan en la sanidad gallega es especialmente necesaria ante el vacío legal que existe a nivel estatal sobre a esta cuestión y lamentan que los distintos gobiernos en Madrid hayan «dejado pasar la oportunidad de hacer una ley específica» sobre esta materia que sancionase las amenazas, las injurias, las vejaciones y coacciones que en ocasiones tienen que sufrir los profesionales sanitarios por parte de los pacientes. «No incluirlo de alguna manera supone que se permite la gratuidad del insulto al médico», censura la asociación médica.

Más casos en la pública

Los datos manejados por el colectivo de interinos reflejan que las agresiones a facultativos tienen una mayor incidencia en la sanidad pública que en la privada. Así, según las cifras facilitadas por la asociación, a lo largo de 2015 se registraron un total de 312 incidencias de este tipo en hospitales públicos frente a las 49 cuantificadas en centros privados. Los facultativos aclaran que este tipo de casos se produce en la misma medida contra hombres que contra mujeres aunque aclaran que la franja de edad que más agresiones sufre es la comprendida entre 46 y 55 años. En cuanto al perfil del agresor, el colectivo sostiene que se trata sobre todo de pacientes que tenían una cita programada o familiares de enfermos que, en general, discrepan con el diagnóstico ofrecido por el facultativo, aunque también hay un 27 por ciento de agresiones cometidas por enfermos que no habían solicitado cita previa con el médico.

Sobre del recorrido judicial de este tipo de causas, los datos facilitados por parte del colectivo de médicos recogen que a lo largo de 2015 se produjeron 64 sentencias sobre este tipo de episodios, el 41 por ciento — 48— condenatorias. De ellas, la mayoría fueron consideradas por parte de la justicia como una falta leve o atentado contra la autoridad, mientras que el resto de causas se incluyeron como faltas por lesiones, amenazas, maltrato u otras faltas de orden público.