Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda, con las cinco galardonadas
Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda, con las cinco galardonadas - EFE
ACTO SOLEMNE

Las Medallas Castelao 2019 simbolizan el «resurgimiento que tiene el sello de la mujer gallega»

Distinguidas la cardióloga Marisa Crespo Leiro; Jeanne Picard, fundadora de Stop Accidentes; la piragüista Teresa Portela; Benedicta Sánchez, actriz en «O que arde»; y las redeiras gallegas

SANTIAGOActualizado:

Por primera vez en la historia, las Medallas Castelao han tenido rostro exclusivamente femenino. Cinco mujeres han recibido la destinción que entrega la Xunta de manos de su presidente: la cardióloga Marisa Crespo Leiro; Jeanne Picard, fundadora de Stop Accidentes; la piragüista Teresa Portela; Benedicta Sánchez, actriz a sus 83 años en la película «O que arde», premiada en Cannes; y Verónica Veres Tasende en representación de todas las redeiras gallegas. Ellas simbolizan, ha proclamado Feijóo, el «tercer resurgimiento» que vive Galicia, el que «tiene el sello de la mujer gallega», tras el que protagonizaron primero la «palabra», a través de escritores, poetas y pensadores, y posteriormente el «democrático que se plasma en la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía de Galicia».

Al acto solemne celebrado en Santiago de Compostela, en la iglesia de San Domingos de Bonaval, ha acudido una nutrida representación de autoridades: miembros del Gobierno gallego, con papel destacado para el vicepresidente Alfonso Rueda en calidad de canciller de las Medallas Castelao, así como el delegado del Gobierno, Javier Losada, el alcalde de la ciudad, Xosé Sánchez Bugallo, el expresidente Touriño, el exministro Romay Beccaría, el Arzobispo de Santiago, Julián Barrio, secretarios generales de PPdeG y PSdeG, portavoces paralmentarios, diputados, senadores y diputados en las Cortes, además de los familiares de las premiadas, visiblemente emocionados durante la ceremonia.

Un evento, abierto con la Marcha del Reino Antiguo de Galicia, y cerrado con una interpretación del Himno a cargo de la agrupación folclórica Cantigas e Agarimos, marcado por la condición de mujeres de todas las galardonadas, que ha vertebrado el discurso de Feijóo y ha dejado también pinceladas reivindicativas en las propias premiadas. El presidente de la Xunta, cuya alocución ha puesto el broche formal a la entrega de medallas, ha destacado que la mujer ya estuvo presente en los dos primeros resurgimientos gallegos, «pero muchas veces en una injusta posición subordinada y obligada a posponer indefinidamente sus reivindicaciones».

«Muchos hombres no supieron o no supimos entender que el feminismo venía a completar una realidad incompleta y que nos hacía más fuertes a todos», ha advertido, para tachar de «posición inaceptable» la de «aquellos que ven en las políticas de igualdad una agresión o en la lucha contra la violencia machista un exceso». Al contrario, dichas medidas «sitúan a la mujer donde le corresponde y defienden con todas las herramientas legales que forman parte de los mandamientos básicos de un demócrata». Quien las «combate o se mofa», ha advertido, «se sitúa fuera de los criterios que definen las políticas democráticas a estas alturas del siglo XXI».

Feijóo ha incidido en que «todos tenemos la obligación de participar en el resurgimiento que tiene nombre de mujer». Una mujer que ha pasado de una «resistencia heroica» a ese auge del presente, que «conduce al país a la libertad» y permite que «muchos sueños se cumplieron» y otros «se cumplirán», encarnados en las cinco premiadas. «Galicia es una patria y una matria, se conjuga en sigular y en plural, en masculino y en femenino. Es más grande porque la mujer gallega recupera protagonismo», ha expresado Feijóo, quien ha celebrado que en la actualidad la sociedad «defiende la igualdad y una democracia que debemos cuidar y valorar sin descanso, también como consecuencia de las pequeñas conquistas que contribuyen al gran triunfo sobre la ignorancia y la incomprensión del fanatismo, que tuvo como víctimas a las mujeres».

«El mejor homenaje que puede atribuirse a las personas buenas es imitarlas», ha recordado -parafraseando a Concepción Arenal- Feijóo, quien ha subrayado que este 28 de junio de 2019 se ha premiado a «personas buenas, grandes mujeres que nos engrandecen a todos». «Felicidades por este tercer resurgimiento en nuestro país, Galicia», ha cerrado.

Acento femenino

El acento femenino de la concesión de las Medallas Castelao 2019 ha dejado su pátina en los discursos de las galardonadas. La primera en intervenir, Marisa Crespo, saludada por Feijóo como un referente internacional en la insuficiencia y el trasplante cardíacos, ha explicado que su madre quería que fuera maestra, como ella, pero siguió la carrera de Medicina a imagen de su hermana. «No me imagino mejor profesión que curar las dolencias, aliviar el sufrimiento y alargar la vida», ha expresado, además de hacer hincapié en que «como a Castelao, a nosotros también nos gusta transformar los ideales en realidades». La concesión de la Medalla, ha explicado, supone «un estímulo para mi compromiso con la sanidad gallega, para continuar aprendiendo y aportando mi conocimiento científico y seguir trabajando para mejorar el corazón de los gallegos. Ser, en definitiva, un buen médico».

Picard también ha citado a Castelao para recordar que «el verdadero heroismo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos». «Nosotros no somos héroes, solo somos víctimas, actores de la sociedad civil que se comprometen y defienden valores de solidaridad, convivencia, respeto a la vida de los demás en la movilidad». La «memoria» de los «seres queridos», ha abundado, es la que «traza el camino», y a ellos, especialmente a su hijo fallecido, ha dedicado la distinción.

Portela se ha congratulado de que hija pudiera ver con «orgullo» cómo recibía el galardón, «símbolo de esperanza para las nuevas generaciones de mujeres». Mujeres que pueden ver que «con lucha, pueden llegar muy lejos, y conseguir todo aquello que se propongan». La piragüista ha celebrado que el acto de este año «está lleno de mujeres, destacando el poder femenino».

Sencillo y emotivo ha sido el breve discurso de Benedicta Sánchez, quien decía sentirse como «una hierba pequeñita», porque «honestamente» no se sentía «merecedora» de encontrarse ante «personas tan distinguidas». Al tiempo, esperaba que el «espíritu» de Castelao viera «con agrado la concesión» del «privilegio», antes de dar las gracias a Feijóo, «a la madre Galicia y a España».

Por último, Verónica Veres Tasende, en representación de las redeiras, en calidad de presidenta de la Federación Gallega de Rederas Artesanas O Peirao, ha lamentado que «pasamos desapercibidas mucho tiempo», pero han sido capaces de ir «ganando el verdadero puesto que ocupamos. «Por fin se sabe que somos imprescindibles», gracias a visibilizar su profesión. «Queda mucho por hacer, lo sabemos. Actos como este nos animan a continuar y seguir adelante», ha concluido.

Referente en cardiología

La doctora Marisa Crespo Leiro (Cea, Orense, 1961) es un referente en su campo. Su interés investigador se centra en la insuficiencia cardíaca y el trasplante cardíaco. Tras estudiar Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela y realizar la especialidade en la Clínica Puerta del Hierro de Madrid, obtuvo el doctorado por la Universidad Autónoma de Madrid. Desde 1993 trabaja en el servicio de cardiología del Complexo Hospitalario Universitario de La Coruña, donde dirige la unidad de insuficiencia cardíaca y trasplante cardíaco. Es profesora titular de Medicina en la Universidad de La Coruña y coordina el grupo de investigación de insuficiencia cardíaca avanzada y trasplante cardíaco del herculino Instituto de Investigación Biomédica. Asimismo, es la coordinadora del registro español de tumores post-transplante cardíaco, entre otros cargos de responsabilidad.

Una de las mejores deportistas gallegas

Pocas presentaciones necesita Teresa Portela (Cangas, 1982), una de las mejores deportistas que ha dado Galicia y que ha contribuido, en el campo del piragüismo en aguas tranquilas, a popularizar esta disciplina junto a David Cal. Su currículum habla por sí solo: 14 medallas en los Mundiales entre 2001 y 2015, 17 medallas en los Europeos entre 2001 y 2013 y cinco participaciones en los Juegos Olímpicos (200-2016).

Concienciación por la seguridad vial

Parisina afincada en nuestra tierra desde 1963, la vida de Jean Picard vida cambió para siempre en enero de 2000, cuando uno de sus hijos perdió la vida en un accidente de tráfico. Una de las responsables de la fundación de Stop Accidentes, es secretaria y delegada en Galicia de la asociación, que fomenta la prevención contra la violencia viaria y reivindica una cultura de seguridad vial.

De cuidar ovejas a Cannes

A sus 83 años Benedicta Sánchez Vila nunca había actuado hasta que se integró en el reparto de la película «O que arde», de Oliver Laxe, premiada en el Festival de Cannes. Sin formación pero con un interés permanente por la cultura, especialmente la gallega, fue su hija quien la animó a dar el salto al cine.

Las redeiras: un homenaje al mar

El premio a las redeiras esun «homenaje a las mujeres del mar». Encargadas de confeccionar, reparar y mantener las artes y aparejos de pesca, el 84% del colectivo está compuesto por mujeres, que transmiten su saber en el seno de la familia. Un colectivo con un importante papel en un sector estratégico.