El condenado, trasladado a los juzgados por agentes de la Guardia Civil
El condenado, trasladado a los juzgados por agentes de la Guardia Civil - EFE/ Eliseo Trigo
JUICIO

Condenado a 7 años tras reconocer que se masturbaba con las tripas de los animales a los que mataba

El condenado, vecino de Chantada, también distribuía pornografía infantil en la red

SANTIAGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un joven de Chantada (Lugo) ha aceptado este miércoles una pena de siete años y diez meses de cárcel por distribuir vídeos de pornografía infantil y causar un «maltrato de extrema brutalidad» a animales de su propiedad, crías de gato y conejos, a los que causó la muerte, actos que también grabó en vídeo para su difusión, informa Efe. La Fiscalía solicitaba inicialmente 13 años y medio de prisión.

Según recoge el escrito de acusación, el condenado, a través de una red social, «compartió públicamente 3 vídeos de naturaleza sexual» en enero de 2016 que «mostraban a dos menores cuya identidad no ha podido ser determinada (un varón de edad desconocida, pero en todo caso de menos de 2 años, y una mujer de edad desconocida, pero en todo caso adolescente y menor de edad)».

Posteriormente, en febrero del mismo año, a través de un servicio de mensajería móvil, «difundió un total de 45 vídeos de pornografía infantil» en un grupo «dedicado principalmente a la difusión de archivos de contenido pedófilo e integrado en dichos momentos por 257 individuos». En estos vídeos «se podía observar a un gran número de menores de identidad desconocida llevando a cabo actos de naturaleza sexual explícita por parte de adultos cuya identidad no pudo averiguarse».

En abril, el Juzgado de Instrucción 1 de Sueca autorizó la entrada y registro en el domicilio, donde los agentes se incautaron, en un teléfono móvil, de «vídeos de maltrato animal de extrema brutalidad -algunos de ellos elaborados por el procesado-, zoofilia, gore, necrofilia, violaciones, asesinatos y mutilaciones, 3 vídeos de pornografía infantil y un vídeo con una agresión a una menor»; en un ordenador portátil, de «vídeos de maltrato animal extremo, una multitud de vídeos de pornografía infantil de diversa índole»; y en un disco duro extraíble, «además de una multitud de vídeos de maltrato animal de extrema brutalidad -algunos de ellos elaborados por el procesado-, zoofilia, gore, necrofilia, violaciones, asesinatos y mutilaciones, numerosísimos vídeos de pornografía infantil de diversa índole».

Crías golpeadas y destripadas

De acuerdo siempre con el escrito elaborado por la Fiscalía, en diversas ocasiones el condenado llevó a cabo un «maltrato de extrema brutalidad» contra «varias crías de gato de muy corta edad que eran de su propiedad», «golpeándolas, aplastándolas o destripándolas, haciéndolo con gran ensañamiento y causándoles la muerte». Una práctica similar a la que ejecutó con varos conejos, también de su propiedad, «degollándolos, haciéndolo con gran ensañamiento y causándoles la muerte». A continuación, se masturbaba. Actos que grabó para distribuir los archivos entre otros usuarios de Internet.

El condenado ha reconocido todos los hechos que se le imputaban en el juicio celebrado este miércoles en la Audiencia Provincial de Lugo, por lo que la defens y la acusación pública han llegado a un acuerdo de conformidad que ha llevado a la Fiscalía a rebajar su petición de condena a siete años y diez meses.