Representantes de Parter y de la plantilla de Alcoa en la reunión celebrada este martes
Representantes de Parter y de la plantilla de Alcoa en la reunión celebrada este martes - EFE
INDUSTRIA

Maroto insiste en que la oferta de Parter es válida para salvar Alcoa

Los trabajadores aún deben dar el visto bueno para que la operación se cierre

SantiagoActualizado:

A falta de que los trabajadores den el visto bueno a la operación, la venta de las plantas de Alcoa al fondo suizo Parter cuenta con la aprobación del Gobierno central. La ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, apoyó esta mañana nuevamente la venta. «Para nosotros es una oferta válida», subrayó la ministra. Maroto se fía de la palabra del fondo de inversión que ha trasladado a los trabajadores que su intención es seguir con la producción de aluminio en La Coruña y Avilés a largo plazo.

Parter «tiene un plan industrial y, además, ha garantizado a los trabajadores no sólo dos años, sino que tiene un proyecto para poder seguir trabajando en España», recalcó Maroto en Madrid, donde asistió a una jornada sobre inteligencia artificial, según informa Efe. El preacuerdo alcanzado la semana pasada entre el fondo de inversión y Alcoa sólo contemplaba el mantenimiento de los casi 700 puestos de trabajo durante 24 meses. Pero en una reunión mantenida el martes, representantes de Parter aseguraron a los trabajadores que quieren reactivar las cubas de electrolisis para producir aluminio para los sectores de automoción y aeronáutica.

Pero los comités de empresa de La Coruña y Avilés todavía no se han mostrado a favor de la venta. Para que la operación se cierre, Alcoa quiere contar con el visto bueno de la plantilla. El plazo expira este domingo. Los representantes sindicales volvieron a citarse esta tarde, esta vez sólo con la multinacional estadounidense, para concretar las condiciones de la oferta de Parter. Por el momento, no ha trascendido el contenido de la reunión.

El precio de la energía es el factor clave para que el proyecto de Parter pueda tener viabilidad. De hecho, el fondo trasladó el martes a los trabajadores que hasta que no se den las condiciones no reactivará la electrolisis y pondrá las fábricas a pleno rendimiento. Según los sindicatos, el Gobierno ha enviado a Parter una carta en la que se compromete a poner en marcha medidas que rebajen la factura eléctrica entre 12 y 15 euros el megavatio/hora. Maroto no quiso ahondar en la cuestión. Se limitó a responder que por parte del Gobierno «hay hechos, además de compromisos», en el apoyo a la industria electrointensiva. La ministra recordó que el Ejecutivo ha movilizado este año 175 millones de euros en subvenciones para compensación de costes de CO2 y 200 millones en las subastas de interrumpibilidad.

La ministra recordó, además, que el Ejecutivo sigue trabajando en el estatuto del consumidor electrointensivo, paralizado antes de las elecciones generales por un dictamen negativo de Competencia. Según Maroto, se están redefiniendo los instrumentos previstos para rebajar la factura de la luz a la industria gran consumidora de energía después de que la CNMC alertase de que la UE podría considerarlas como ayudas ilegales de Estado.

Desde Galicia el delegado del Gobierno, Javier Losada, defendió el papel del Ejecutivo de Sánchez en el proceso. «Otro Gobierno dejaría cerrar Alcoa», defendió desde La Coruña. El Ejecutivo ha demostrado que está «comprometido con los trabajadores como nunca» y no les ha mentido, recalcó Losada.