Representantes de Long Hope, en 2017
Representantes de Long Hope, en 2017 - ARXINA
LUCHA

Los marineros sin pensión de Noruega recogen 300.000 firmas

La asociación Long Hope confía en que Estrasburgo les dé finalmente la razón

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Si se creen que nos van a parar porque somos viejos y estamos cansados están muy equivocados, seguiremos luchando aún después de muertos», aseguraban a ABC hace casi dos años desde la asociación Long Hope, que agrupa a 12.000 marineros -de los que 8.000 son gallegos- a los que Noruega deniega la pensión pese a haber pagado impuestos en el país escandinavo durante toda su vida laboral. Ayer lo refrendaron al registrar en la Delegación del Gobierno en La Coruña y en el Consulado de Noruega escritos con más de 300.000 firmas que apoyan su causa, desatendida hasta la fecha.

Su portavoz, Alberto Paz, aseguró que las firmas demuestran que «no estamos solos» en su reivindicación, que comenzó en 2008 y dio un salto cualitativo en 2015, cuando decidieron dar la batalla en los tribunales y demandar al Estado noruego. El subsiguiente fallo fue contrario a sus intereses y les abocó a insistir en la senda judicial, pero no tiraron la toalla. Siempre han considerado que la suya es una reivindicación justa: consideran que tienen derecho a cobrar esas pensiones, dado que dejaron en el país nórdico unos 520 millones de euros de la época a través de impuestos. A cambio, no disfrutaron de ninguna de las prerrogativas que van aparejadas con las cargas tributarias. Ni infraestructuras, ni educación, ni sanidad.

Su problema radica en que, si bien entre 1948 y 1994 contribuyeron al erario público noruego con aproximadamente el 30% de su salario, nunca llegaron a cotizar a la Seguridad Social. Quienes siguen en disposición de dar la batalla -no son pocos los que han ido fallecido en esta larga y, por ahora, nada fructífera pugna- aún recuerdan cómo se convirtieron en mano de obra barata para abastecer a la marina mercante nórdica, que comenzaba a despegar mientras España, por el contrario, sufría las secuelas de la Guerra Civil y penaba durante la dictadura. Surtieron con su trabajo a la industria noruega, pero negro sobre blanco lo único que les amparaba era un convenio bilateral de doble exposición entre el gobierno del país escandinavo y el Ministerio de Trabajo español.

A este documento tendría que haberle acompañado otro que garantizara su cobertura social, pero nunca llegó a firmarse. «En el año 64, Noruega se niega, argumentando que España era una dictadura. Se intentó nuevamente en el 67, en el 70 y en 1980, pero nunca se firmó», narraba Paz en 2017.

El propio Paz, ya con las más de 300.000 firmas de apoyo bajo el brazo, recogidas a través de la plataforma digital change.org, expresaba ayer, según recoge Ep: «Queremos que tanto el Gobierno español como el noruego se den cuenta que no estamos solos, es hora de que tomen conciencia del tema». En la larga travesía hacia el reconocimiento por parte de Oslo confían en que llegue a buen puerto la demanda que han presentado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH). En este sentido, en declaraciones a los medios de comunicación, quiso agradecer no solo el «apoyo» de quienes han respaldado sus demandas, sino también del Gobierno español. Paz aseguró que, en su demanda ante el TEDH, el Ejecutivo central «se va a personar como tercera parte interesada».

Postura del Gobierno

Desde Oroso se pronunció también ayer al respecto el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, y lo hizo, al ser requerido por la prensa, para asegurar que «a veces, aunque pueda ser un poco sorprendente, el personamiento ante una actuación no es lo más adecuado para los intereses de los trabajadores», informa Efe.

Losada defendió que «el Gobierno central está siempre con la legalidad», y que respeta «la capacidad que pueda tener un ciudadano español de reclamar sus derechos» y contar con la asistencia del Estado. Se están «siguiendo unos trámites» para concretar hasta dónde llegará ese apoyo, y se está haciendo, abundó, «bastante en coordinación» con el equipo que representa legalmente a Long Hope.