Vecinos junto al alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños, durante el minuto de silencio en memoria de los dos jóvenes gallegos - MIGUEL MUÑIZ | Vídeo: ATLAS
ATENTADOS DE SRI LANKA

María y Alberto, víctimas del sinsentido terrorista: «Han matado a dos familias»

Los pueblos natales de la pareja gallega lloran una pérdida que ha conmocionado a la Comunidad. El proceso de repatriación de los cuerpos durará entre 7 y 9 días

RIANXOActualizado:

Casi diez mil kilómetros separan Galicia de la isla de Sri Lanka donde el pasado domingo una cadena de atentados se cobró la vida de más de 300 personas. En esta interminable nómina de muertos figuran desde ayer los nombres de María y Alberto. Una pareja gallega de 32 y 31 años a los que el destino localizó en uno de los hoteles que los yihadistas bañaron de sangre. «Estaban desayunando» lamentaba una familiar del joven durante el minuto de silencio que este martes se guardó en Rianxo, municipio natal del chico.

Hacía unos meses que, a propuesta de la empresa viguesa para la que trabajaba, Alberto se había mudado a la India para escalar en su profesión. En el piso que compartían en Pontecesures se quedó María, su pareja, que ayudaba en el negocio familiar, una fábrica de rotulación textil. Las familias de las dos víctimas, a las que los terroristas sorprendieron de vacaciones en la idílica isla, «están destrozadas». «Han matado a dos familias», reconocen sus allegados.

Muy conocidas en la zona, quienes han contactado con ellos explican que «aún no digieren el mazazo». Nadie lo hace. Lo último que supieron de la pareja fue que el viaje les había apasionado, como demuestran las fotografías que enviaron pocas horas antes del fatal desenlace. La idea era que María regresase a Galicia y Alberto se quedase en la India hasta junio, cuando había previsto volver de vacaciones.

Según se le ha comunicado a las familias, el proceso de repatriación de los cuerpos podría demorarse entre siete y nueve días. Hasta la isla se han desplazado compañeros de trabajo de Alberto, para colaborar en las labores de identificación, para las que las autoridades también han solicitado a la familias fotografías y datos personales de los fallecidos.

En los actos de homenaje que esta mañana han tenido lugar en Rianxo y Pontecesures, los vecinos se han unido al dolor de las familias sin creerse aún que «haya gente que mate a gente sin más explicación». María era hija única y Alberto tiene un hermano pequeño. «Los conocíamos desde niños. Qué desgracia» lloran sus pueblos ante el sinsentido del terror. En Rianxo y Pontecesures las banderas ondean ya a media asta.