Alberto Varela - CRÓNICAS ATLÁNTICAS

Mareas divorciadas

Lo que era un secreto a voces se ha convertido en evidencia. Ahora toca hacer listas y salvo un milagro van a ir por separado

Alberto Varela
Actualizado:

Las Mareas se desintegran, hace tiempo que lo veíamos claramente, pero sus líderes intentaban disimular. Hasta ahora han sido un matrimonio roto que a duras penas mantenía la apariencia de unidad, pero con la convocatoria de las elecciones generales ese engaño se ha hecho totalmente insostenible. Lo que era un secreto a voces se ha convertido en evidencia, porque toca hacer listas electorales y salvo un milagro van a ir por separado a las urnas.

Hace semanas que tanto En Marea como el tándem Podemos-IU están haciendo llamamientos a recuperar la unidad, pero sólo de boquilla. Nadie da un paso para aproximarse al otro, se comunican exclusivamente a través de los medios y trabajan en la elaboración de listas propias...el divorcio no hay quien lo pare y la única propuesta que se hacen es la de «si quieres que vayamos juntos, súmate a mi proyecto».

La postura de las fuerzas de ámbito nacional es la esperada; quieren defender su marca frente al proyecto diferenciado que propone Luís Villares y siempre han apostado por ir juntos pero no revueltos. Lo que resulta más difícilmente comprensible es lo de Anova, que abandonó el BNG porque el control férreo de la UPG no les dejaba respirar y han acabado como elemento decorativo regional para Podemos e IU. Intentan colar en Galicia como una marca propia y autónoma para atraer a sectores nacionalistas y a la hora de la verdad aplauden absolutamente todo lo que dice Pablo Iglesias y su agenda se circunscribe a defender por las televisiones adelante el argumentario que les pasan desde la formación morada. En Marea nunca ha existido para cuatro de los cinco diputados con los que han contado en esta legislatura, y lamentablemente para ellos ha llegado la hora de rendir cuentas.

Con este panorama, entre la crisis del rupturismo a nivel nacional y la división de su frente galaico en el Bloque deberían estar frotándose las manos, pero tampoco las tienen todas consigo. Están empeñados en aliarse con Bildu para espantar al elector moderado que podría acabar optando por ellos aunque fuese solo por descarte. Ellos sabrán.

Alberto VarelaAlberto Varela