Investigación judicial

Una mala praxis con algún confidente pudo desatar el arresto de los policías de Orense

Quedan en libertad diez de los trece detenidos en el operativo antidroga

SantiagoActualizado:

Los dos agentes de la Policía Nacional detenidos en el marco del operativo desplegado el pasado miércoles en Orense —en el que cayeron otras once personas, todas ellas vinculadas con el tráfico de drogas en la ciudad— pasaron ayer a disposición judicial. Ambos prestaron declaración durante la mañana y quedaron en libertad con cargos a última hora se la tarde, una vez finalizada la ronda de interrogatorios. A los dos policías de la Comisaría se les acusa de favorecer el tráfico de estupefacientes por lo que, entre otras medidas, les fue retirado el pasaporte. Las acusaciones judiciales, defienden fuentes del Sindicato Unificado de Policía, podrían estar relacionadas con una «mala praxis» con algún confidente.

En este punto, desde el SUP subrayan la «inocencia» de los compañeros cuestionados y explican que el desencadenante de los arrestos pudo vincularse con un ánimo por «obtener información relevante en la investigación del tráfico de drogas en Orense». «Ellos no han recibido ni objetos de valor ni dinero de nadie», resaltan para recordar para ni en sus taquillas ni en sus domicilios se encontraron drogas. Donde los agentes de la Unidad de Asuntos Internos encargada del caso sí localizaron sustancias estupefacientes (cuatro kilos de cocaína) fue en los registros a las viviendas de varios de los arrestados, viejos conocidos. De los trece detenidos, hasta el momento solo tres ingresaron en prisión, entre ellos los conocidos como «la Pucha» y «Tronquito».