Vista de los rascacielos del distrito financiero de Shanghai, el Pudong
Vista de los rascacielos del distrito financiero de Shanghai, el Pudong - EFE
ECONOMÍA

El «made in Galicia» llega a China

El número de empresas que venden en el país asiático se ha duplicado en 10 años. En la cesta de la compra asiática ya hay vino, cerveza, pescado o lácteos gallegos

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Con una población que se acerca a los 1.400 millones de habitantes, China se ha convertido en objeto de deseo para las empresas gallegas. Aunque del volumen total de exportaciones de la Comunidad al gigante asiático llega apenas un 1%, las ventas han comenzado a incrementarse. Los dos sectores punteros del comercio exterior gallego, el textil capitaneado por Inditex y la automoción con PSA- Citroën como principal exponente, concentran la mayor parte de las exportaciones. Pero en tercer lugar comienzan a hacerse hueco los productos agroalimentarios. En la cesta de la compra del consumidor chino se cuelan ya elementos como la leche y otros lácteos, pescados y mariscos transformados, kiwis, vinos o cervezas producidos en Galicia.

Según los datos del Icex, en 2018, Galicia vendió productos a China por valor de casi 197 millones de euros. La diferencia con las importaciones sigue siendo abismal, dado que a la Comunidad llegaron bienes por valor de 784 millones de euros. Pero las cifras de exportaciones han comenzado a crecer. En mayo de este año la variación interanual alcanzó el 31,8%. El número de empresas gallegas que logran vender en China se ha duplicado además en la última década. Si en 2008 la cifra se quedaba en 213, el año pasado alcanzó las 443 firmas exportadoras. Entre ellas hay compañías de todo tipo, desde los líderes del sector agroalimentario en Galicia como Hijos de Rivera (Estrella Galicia), Clun (Feiraco) o Kiwi Atlántico hasta pequeñas empresas como Innolact, una compañía de base tecnológica con sede en Lugo que fabrica queso en crema.

La estrategia del Gobierno gallego para ampliar las relaciones comerciales con la segunda economía del planeta —a la que el líder mundial, Estados Unidos, mira con recelo— tiene un doble objetivo. De un lado, apuntan fuentes del departamento que dirige Francisco Conde, se trata de lograr que «Galicia sea un polo de atracción de empresas chinas que quieran implantarse en el sur de Europa». Del otro, «que la base exportadora de las empresas gallegas que venden en el país asiático se amplíe».

El capital chino ya ha mostrado su interés por las compañías gallegas. Una de las mayores operaciones se produjo en 2016, cuando la firma china Shanghai Kaichuang compró por 61 millones la conservera gallega Albo, especializada en bonito, atún, sardinas y anchoas en lata. Unos años antes, en 2011 el grupo chino Citic entraba también en el accionariado de la empresa porriñesa Gándara Censa, uno de los fabricantes de equipos pesados —como hornos o quemadores para la industria petroquímica, la eólica o la minería — más importantes de Europa.

Para seguir ampliando las relaciones comerciales, una delegación china se desplazó esta misma semana a la I edición de la Feria Mindtech celebrada en Vigo. El evento agrupó a las compañías líderes del sector industrial, metalúrgico, metalmecánico y de las tecnologías asociadas del polo ibérico. La llegada de los empresarios chinos responde al acuerdo firmado entre el Gobierno gallego y la principal cámara de comercio china, la China Chamber of Commerce for Imp. & Exp. of Machinery and Electronic Products (CCCME). En noviembre de 2018 rubricaban un memorando por el que se comprometían a realizar dos acciones conjuntas cada año entre China y el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape). Una en Galicia y la otra en el país asiático. La próxima cita será en Shanghai el próximo mes de noviembre, donde una delegación de la Comunidad participará en la mayor feria de importación y exportación del mundo.

Para apoyar a las empresas gallegas a encontrar clientes en China, el Igape cuenta además con una antena de servicios de apoyo a la internacionalización en Shanghai, que las asesora de forma personalizada. Hasta 2017, estuvo también operativo el plan Primex. El programa ha permitido ir avanzando en el posicionamiento de empresas agroalimentarias como la bodega Martín Codax, Aceites Abril, Innolact o Kiwi Atlántico, entre otras, en el mercado chino. Desde la finalización del plan, el Clúster Alimentario de Galicia (Clusaga) ha asumido la sede física en la ciudad de Shanghai.