Imagen facilitada por la Guardia Civil de la máscara que empleaban en sus asaltos
Imagen facilitada por la Guardia Civil de la máscara que empleaban en sus asaltos - GUARDIA CIVIL
SUCESOS

Cae el dúo de ladrones que había asaltado hasta seis sucursales bancarias en el rural

Los detenidos, vecinos de Culleredo y Arteixo, están acusados de robar hasta 126.000 euros en sus atracos

SantiagoActualizado:

Agentes de la Guardia Civil detuvieron el pasado 17 de enero a dos hombres, vecinos de Culleredo y Arteixo, por el presunto asalto y robo con intimidación en seis sucursales bancarias ubicadas en pequeñas localidades de Galicia. Según ha informado el cuerpo, los detenidos están relacionados presuntamente con atracos en Oza dos Ríos, Ponte do Porto y Vila de Cruces, Boqueixón (La Coruña), Begonte (Lugo) y Vilardevós y Lobeira (Orense). En total, el botín asciende a 126.000 euros. En la actualidad, los detenidos se encuentran en priisón sin fianza tras haber sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago.

Ambos hombre seguían habitualmente el mismo modus operandi para llevar a cabo los robos. Esperaban a horas de escasa afluencia de clientes y, en el momento de acceder a la sucursal, uno de ellos entraba pistola en mano disfrazado con un careta de látex. Mientras, el otro esperaba en las inmediaciones para recogerlo y emprender la huida.

Pese a la detención final, la Guardia Civil ha destacado «las elevadas medidas de seguridad» que empleaban en sus acciones, en las que llegaron a emplear «hasta cuatro vehículos distintos» para dificultar la identificación. Las sucursales, además, no eran fruto de una elección casual. Elegían oficinas de localidades pequeñas, distantes, y dejaban transcurrir varios meses hasta perpetrar el siguiente 'golpe'.

En el primero de los atracos, ocurrido en julio de 2017 en una sede de Abanca en Oza dos Ríos, obtuvieron 10.000 euros. Acto seguido, fueron desencadenándose nuevos robos en la Caja Rural de Begonte (con 26.500 euros de botín), en Ponte Ledesma, Boqueixón (81.000 euros), en Vilardevós (3.300 euros) y en el Banco Santander de Lobeira (5.400 euros). En uno de los asaltos, dejaron atado a un empleado con bridas.

La detención llegó el pasado jueves. Sucedió cuando el dúo se disponía a entrar en la sucursal que el Banco Pastor tiene en A Ponte do Porto. Las dificultades para obtener el botín dieron lugar a una persecución a pie que acabó con la captura de uno de ellos. Su compañero fue detenido poco después, cuando tras haber aparcado el coche en una pista forestal trataba de deshacerse de varios objetos que portaba en el maletero.