Los forenses encontraron trazas de cocaína y cannabis en el pelo de la niña
Los forenses encontraron trazas de cocaína y cannabis en el pelo de la niña - ABC
TRIBUNALES

A juicio unos padres que suministraban heroína a su hijo de quince años

También se drogaban delante de su hija recién nacida, que nació con síndrome de abstinencia y a la que encontraron restos de cocaína en el pelo

SantiagoActualizado:

La próxima semana se sentarán en el banquillo de los acusados de la sección sexta de la Audiencia provincial de La Coruña, ubicada en Santiago, los padres de un menor al que sumistraron su dosis habitual de heroína desde que tenía quince años. Según indica el escrito de acusación del Ministerio Público, los padres eran conocedores de que la droga era «para consumo propio del menor, siendo conscientes además del daño que ésta le causaba». Esta situación se mantuvo desde que el joven cumplió quince años hasta los dieciocho cuando, guiado por su abuelo, inició un tratamiento de desintoxicación. Entre tanto, los ahora acusados siguieron consumiendo en la vivienda que compartían con su hija pequeña, que ya de recién nacida sufrió el síndrome de abstinencia del neonato como consecuencia de que su madre consumió cocaína durante el embarazado.

La pequeña superó esta situación tras muchos tratamientos médicos, tal y como recoge el escrito de acusación, pero no se pudo zafar de las secuelas del continuado consumo de drogas por parte de sus progenitores en la vivienda que compartían. Esta prolongada exposición, que se dilató hasta que los tutores perdieron la custodia de la pequeña cuando ésta cumplió cinco años, dio pie a que en el cabello de la menor se encontrasen trazas de cocaína y cannabis. Los informes médicos aportados a la causa también certifican que la menor respiró durante años y «de forma constante» estas sustancias debido al contacto directo con la madre y que la droga entró en su organismo a través de la aspiración por las mucosas o por inhalación directa.

Ocho años de prisión

El fiscal encargado del caso subraya que los efectos del consumo de cannabis en el cerebro infantil «suponen una mayor incidencia de depresión y también un deterioro de la función motora, ansiedad, euforia y agitación, entre otras. Todo ello, alerta, podría derivar en trastornos psicológicos que no han sido detectados en laz exploraciones forenses a las que ha sido sometida la menor, pero que no «podrían descartarse con el paso del tiempo». En la actualidad, la custodia de la menor está en manos de la tía materna. Los padres se enfrentan a ocho de prisión para cada uno de ellos por un delito continuado de tráfico de drogas en la modalidad de sustancias que causan un grave daño a la salud. La vista oral está señalada para el próximo miércoles día 17 en la capital gallega.