Paseo de las Avenidas en Vigo
Paseo de las Avenidas en Vigo - EFE
Vigo

Otra sentencia imputa al Concello el mantenimiento del paseo hundido en O Marisquiño

Condena al Gobierno vigués a indemnizar a una usuaria herida al tropezar en un tablón de madera del pavimento

SantiagoActualizado:

En medio del choque entre Autoridad Portuaria y Ayuntamiento de Vigo respecto al alcance de sus respectivas obligaciones en el mantenimiento del Paseo de As Avenidas, una nueva sentencia, fechada el pasado día 11 en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 1 de la ciudad olívica, condena al Consistorio y a su aseguradora a indemnizar en 26.000 euros a una usuaria por las lesiones sufridas al tropezar con un tablón en mal estado del paseo. El fallo responde a una caída sufrida en febrero de 2016 frente a las terrazas del centro comercial A Laxe, el mismo escenario que dos años y medio más tarde —el pasado agosto— se vino abajo durante la celebración del festival O Marisquiño causando lesiones de distinta gravedad a 460 personas que participaban del evento.

«El paseo tiene un pavimento de tablones de madera que presenta un deficiente estado de conservación, existiendo otros desperfectos de similares características», indica el juez, señalando a continuación que «el mantenimiento de la vía corresponde al Concello de Vigo conforme al contenido del convenio de colaboración suscrito el 4 de julio de 1997 por la Autoridad Portuaria, el Consorcio de la Zona Franca y el propio Consistorio» para la construcción y mantenimiento del paseo marítimo de Bouzas.

No es la primera sentencia que apunta con claridad al Ayuntamiento como responsable del mantenimiento de la zona ante demandas por daños sufridos por peatones. La propia exportavoz del PP de Vigo, Elena Muñoz, distribuía tras el accidente una sentencia de la misma sala, dictada en febrero de 2013, que fallaba en igual sentido respecto a una caída sufrida por otra mujer en el verano de 2009. En el proceso citado por la exdirigente popular la demandante había denunciado inicialmente al Puerto y al Ayuntamiento, al desconocer cuál era la institución competente. En la sentencia del pasado día 11, la demanda también se formuló en un primer momento contra ambos entes, retirándose después la reclamación contra el Puerto antes de la apertura del juicio.

La pugna entre Autoridad Portuaria y Ayuntamiento, no obstante, se mantiene viva en torno a la distinción defendida desde el ente municipal entre estructura de base y superficie y el alcance al respecto de las obligaciones de mantenimiento. «No es una calle de Vigo, está claro que pertenece al dominio público marítimo terrestre, no existió ningún documento de cesión, sino una autorización de uso por parte del Puerto, quien autoriza es el titular y nunca existió una comunicación al Concello de Vigo de un peligro estructural, únicamente sobre el estado de las losetas», sostuvo al respecto la concejal de Urbanismo María José Caride, en la comisión de investigación abierta en la Cámara gallega en torno al accidente de O Marisquiño. Unos días después era el propio alcalde Abel Caballero el que, sin poner en duda las responsabilidades de mantenimiento recogidas en el convenio, matizaba, señalando al Puerto como responsable, que lo que colapsó el 12 de agosto de 2018, «no fueron las maderitas de Abrir Vigo al Mar» sino «una inmensa estructura de hormigón». Para el PP, el acuerdo a tres para aquel proyecto urbanístico y el propio documento de recepción de las obras por parte del Consistorio no dejan dudas sobre la asunción por el Concello del «mantenimiento integral» de la zona.

En espera de dictamen

El Juzgado de Instrucción Número de 3 de Vigo instruye el caso por un posible delito de lesiones imprudentes y en el Parlamento gallego todavía se espera por el dictamen de la comisión, que cerró su turno de comparecencias el pasado marzo.

.