Jesús Vázquez, candidato a la reelección
Jesús Vázquez, candidato a la reelección - ABC
ENTREVISTA

Jesús Vázquez: «Orense será referencia en Galicia y el norte de España»

En minoría, logró inversiones por más de 300 millones. El 26-M busca una mayoría para culminar esta «transformación»

SantiagoActualizado:

Con «sentidiño» y sin un minuto de respiro. Porque, «si Orense quiere, Jesús puede». Y Jesús Vázquez Abad (Nuremberg, 1967) se multiplica estos días entre sus compromisos como alcalde y los actos de campaña para lograr retener el bastón de mando. Entre una entrevista televisiva y un acto electoral, hace un hueco a ABC. Se siente «con fuerza y con ilusión», por más que «dirigir una ciudad supone un esfuerzo, un trabajo inmenso». «Desde las ocho de la mañana que salimos de casa hasta las 12 o la 1 de la noche no llegaremos. No es porque haya elecciones. Esto es un día habitual, ¿eh?», advierte.

¿Cómo estaba Orense hace cuatro años y cómo está ahora?

Nos encontramos una situación difícil, con 40 millones de deuda. En este momento, el Concello tiene cero millones de deuda y un remanente superávit en torno a los 80 millones de euros. Estamos en una posición mucho más fuerte que hace cuatro años, si bien hay muchas cosas todavía por hacer que demandan nuestros vecinos.

No lo ha tenido nada fácil, con solo 10 escaños de 27...

Han sido cuatro años muy intensos de trabajo, de lucha, de esfuerzo para sacar adelante proyectos, a pesar del bloqueo permanente desde el primer día. No nos dieron ni 100 días de gracia. A los pocos días ya tenía presentado un pleno para recusarme, y eso a pesar de ir consiguiendo grandes inversiones, como fue la estación de Norman Foster, la integración del AVE, el compromiso para la variante exterior, para la circunvalación norte, o el desarrollo de inversiones por más de 300 millones en este mandato.

¿Hay un logro que le cause especial orgullo?

No hay un logro del que pudiera sentirme más orgulloso. Hay elementos de referencia, como ha sido el centro intergeneracional, estudiado en universidades fuera de Galicia y elemento de debate en Ayuntamientos como el de Madrid, pero también logros que se venían demandando desde 2002: la construcción de la Biblioteca, el Archivo Histórico y el Museo Arqueológico. Dentro del área social, el poder trabajar con la Xunta para conseguir la residencia para mayores, el centro de discapacidad para mayores de 21 años. Resaltaría el conjunto de inversiones en las distinta áreas, que podrán disfrutar los vecinos en las siguientes décadas, y harán de Orense una ciudad de referencia en el siglo XXI en Galicia y el norte de España.

¿Alguna «espinita» clavada?

No poder contar ni con un grupo de la oposición para poder sacar adelante los Presupuestos más sociales de la historia, con un incremento en la partida social de más del 30 por ciento. Es verdad que es una «espinita».

¿Cómo ha sido el trato del Gobierno de Pedro Sánchez?

De buenas palabras, pero hechos, ninguno. De paralización de lo que estaba acordado. La Biblioteca Pública lleva un año rematada. No se ha puesto a disposición todavía de la ciudadanía. El cuartel o convento de San Francisco. Una rehabilitación maravillosa y ahí está cerrado. O adjudicada desde hace meses la construcción del parking subterráneo delante de la estación y que no se ha puesto la primera piedra. La paralización de la licitación de la variante norte, que me costó arrancarle el compromiso de que sea este año, pero en los Presupuestos que intentaron aprobar no había una partida.

Ahora llega el examen de las elecciones. El PSdeG y Gonzalo Caballero tienen la ciudad en su punto de mira.

Sus propias encuestas dan un claro resultado al PP. Por eso intentan volcarse, porque sería un fracaso para Caballero el hecho de haber impuesto al secretario provincial [Rafael Rodríguez Villarino], que venía de otro Ayuntamiento. Se han cargado, bajo traición, al candidato que ganó las primarias [José Ángel Vázquez Barquero], y solo con un objetivo: tratar de llegar a acuerdos con Democracia Ourensana.

¿Le preocupa el contagio de las elecciones generales, donde el PSOEobtuvo un 36% y el PP un 25%?

Está claro que la incidencia está ahí, y el efecto o la ola de Madrid arrastra, pero en este momento, y así lo están demostrando las encuestas, está desapareciendo el efecto Sánchez y el PP tiene capacidad para volver a gobernar en importantes ciudades de Galicia.

Su objetivo es la mayoría absoluta. ¿Lo sigue viendo factible?

Lo veo factible porque hay ilusión y hay respuesta por parte de la ciudadanía. Estoy más que convencido de que podemos obtener esa mayoría.

El PP siempre ha necesitado de mayorías amplias para gobernar.

Lo estamos viendo en mi ciudad. Partidos que hablan de regeneración, su enemigo a batir es el candidato del PP.

De entre sus múltiples rivales, ¿qué supondría el aterrizaje de Gonzalo Pérez Jácome en el Concello?

Le ha hecho mucho daño a la ciudad. Sus mensajes son muy simplistas, deturpando lo que es la realidad. Haciendo ofertas que no son realizables. Utiliza un medio a su favor y ha convertido la política en un circo.

¿Cómo se combate a un populista?

Con hechos [lo repite otras cuatro veces]. El problema es que no nos deja muchas veces poder trabajar. El señor Pérez Jácome se ha pasado los cuatro años intentando hacer una moción de censura a cualquier precio con lo que eso supone de desgaste. Porque, al final, lo que logra es apartar la mirada de lo que a la ciudad de verdad le importa, para lograr el titular: «Se fragua una moción de censura».

Hablemos de su programa, ambicioso pero con «sentidiño».

Es un programa ambicioso. Llevamos trabajando cuatro años y tenemos un Ayuntamiento muy saneado. Somos capaces, a través de acuerdos de colaboración, del desarrollo de grandes infraestructuras que nos ayuden a darle [a Orense] la transformación definitiva para este siglo XXI.

Apuesta por bajar impuestos y dar luz verde al PXOM.

Si obtenemos mayoría, aprobaremos el PXOM una vez que llegue el informe de la Xunta definitivo y nos diga en qué medida está ya para su aprobación definitiva o si se debe hacer alguna rectificación o modificación.

Hay más de 60 millones consignados para obras.

Por un lado, de 25 millones para el desarrollo de mejoras en la ciudad, y 15 millones en el rural para poder dotarlos de servicios, de tal manera que las familias también apuesten por asentarse dentro de la parte del territorio rural. Prácticamente el 80% de la ciudad está dentro del ámbito rural. Sin embargo, el 80-90% de la ciudadanía vive en lo que es el núcleo urbano. Es importante para que tengamos una ciudad equilibrada. [El programa contempla otros 20 millones para el plan integral de humanización.]

Otro objetivo:recuperar el Miño.

Por un lado, desarrollar un proyecto dentro del área hotel-balneario en la zona inmediata a La Chavasqueira, que es la puerta de entrada al gran desarrollo termal de la ciudad. Hay un espacio comprendido entre A Chavasqueira y Outariz, donde unas son zonas privadas, pero también terrenos públicos hoy ocupados por el antiguo edificio del matadero, que hemos dejado sin uso durante este mandato para ir liberando el terreno. Por otro lado, el desarrollo termal en la zona de la antigua cárcel, que supone la reconstrucción de un área muy degradada, que le daría mucha fuerza al casco histórico.

Y un marcado acento social.

Si en minoría fuimos capaces de multiplicar por tres las horas de dependencia, teniendo una mayoría existen las condiciones económicas para dar cobertura al 100% de la ley de dependencia, llevar a cabo programas de respiro para familiares de personas que padecen alguna enfermedad, programas de voluntariado y de apoyo a familias en riesgo de exclusión. Orense tiene un problema de natalidad muy claro. Dotaremos un bono con 100 euros durante los primeros 6 meses de vida del niño o niña y lo acompañaremos con bonos para que familias numerosas puedan acceder a servicios como autobuses, cultura y deporte de manera gratuita.