Parque vacío en la provincia de La Coruña
Parque vacío en la provincia de La Coruña
GALICIA

El invierno demográfico: Menos niños que nunca

En los primeros seis meses de 2018 solo nacieron en Galicia 8.313 niños. Hubo 17.432 fallecimientos

SantiagoActualizado:

Nunca habían nacido tan pocos bebés en Galicia como en los primeros seis meses del año 2018, cuando vinieron al mundo en la Comunidad 8.313 pequeños. La desoladora cifra, dada a conocer ayer por el Instituto Galego de Estatística, resume lo que el fantasma de la baja natalidad representa para una región en la que solo nacen unos 46 niños al día. Un ritmo incapaz de superar al de defunciones —Galicia registró 13.522 muertes más que nacimientos en 2017 y en el primero semestre del año pasado computó 17.432 defunciones— y que la sitúa como la autonomía española con el saldo vegetativo (nacimientos menos de funciones) más pobre de todo el país. Detrás de esta hemorragia poblacional se esconde el abandono del rural, la caída de hijos por madre (apenas 1,12) y el retraso en la edad de maternidad, que aboca a las mujeres a más problemas de fertilidad y, por ende, menos descendencia.

Las dificultades para encontrar un empleo estable, la economía, la movilidad laboral o el sudoku de la conciliación son algunas de las razones que explican que las gallegas hayan pasado en solo una década de dar a luz a casi 11.000 niños a poco más de 8.000. Esta comparativa con décadas pasadas también resulta alarmante si se tiene en cuenta la edad de las gallegas que dan el paso de tener hijos. El pasado año se contabilizaron hasta 9 bebés nacidos de madres con 50 o más años. Una horquilla de edad que veinte años atrás ni existía y que hace una década solo contemplaba dos casos al cabo del año.

Este retraso en la edad para concebir queda patente en la estratificación por edades que presenta el IGE y que revela que la mayoría de las gallegas que dan a luz lo hacen entre los 35 y los 39 años, cuando en 2009 lo hacían entre los 30 y los 34; y diez años atrás en el tiempo, en 1999, las que eran madres en la década de los veinte igualaban a las que lo eran recién inaugurada la treintena.

Cinco comarcas crecen

Los datos del IGE sobre los primeros seis meses del pasado año también calibran que Galicia perdió 6.980 habitantes a lo largo del 2017 y que a 1 de enero del 2018 solo sumaba 2.703.149 vecinos. Por provincias, la franja occidental se sigue llevando la palma con el 76 por ciento de la población, mientras que la sangría se hace más evidente en las provincia de Lugo y Orense. Por ciudades, Vigo sigue siendo la más poblada aunque pierde habitantes (1.889), casi al mismo ritmo que La Coruña los gana (1.112 más). Orense es la tercera urbe con más adscritos al padrón, seguida de Lugo y Santiago, las dos con más población que en 2016. Pontevedra es la sexta en cuanto al número de vecinos y Ferrol, séptima en la lista debido a un declive poblacional que le ha hecho perder 719 vecinos en solo un año. Con casi ocho de cada diez gallegos concentrados en las provincias de La Coruña y Pontevedra, hay cinco comarcas que ganan población: La Coruña (2.598 personas más), Santiago (873 más), Pontevedra (194 más), Orense (187 más) y Betanzos (tres más).

Menos matrimonios

Los datos estadísticos sobre los enlaces en la Comunidad, también incorporados en el avance de ayer, evidencian que los matrimonios fueron a la baja en los primeros seis meses de 2018 en Galicia, hasta quedarse en un total de 2.888, por lo que son 415 de diferencia con los 3.303 que se produjeron a las mismas alturas de 2017. Y es que el total de matrimonios también es el menor en este periodo de la serie histórica, según este primer avance del año. Un dato directamente ligado a la sangría demográfica y al invierno poblacional en el que Galicia parece instalada, convertida ya en la región europea donde las madres más esperan a tener su primer hijo y en la quinta de la Unión con menos niños por mujer.