La ministra Reyes Maroto en rueda de prensa acompañada por los trabajadores de Alcoa de La Coruña
La ministra Reyes Maroto en rueda de prensa acompañada por los trabajadores de Alcoa de La Coruña - CABALAR/EFE
INDUSTRIA

Inversores españoles y fondos se interesan por las plantas de Alcoa

El comité advierte que «corre prisa» cerrar un marco energético para el comprador

SantiagoActualizado:

Aunque no desveló muchos detalles, la ministra de Industria Reyes Maroto avanzó esta mañana que entre los interesados en comprar las plantas de Alcoa en La Coruña y Avilés se encuentran tanto inversores españoles como fondos. Maroto se reunió por primera vez con representantes del comité de empresa de la factoría coruñesa de aluminio. En la misma jornada se constituyó también en Madrid la mesa encargada de buscar una salida para las plantas, en la que están representados el Gobierno central, los ejecutivos de Galicia y Asturias y los trabajadores.

Según informa Ep. Maroto consideró que aún es «pronto» para decir si el Ejecutivo buscará un único inversor para ambas plantas o la venta se acometerá por separado. «El compromiso es hacerlo con las mejores garantías» y con un inversor que aporte «certeza y calidad a medio y largo plazo», subrayó la ministra. Para lograr que los interesados cierren el trato, una de las claves es garantizar un marco energético estable. Para conseguirlo, el Gobierno confía en el nuevo estatuto del consumidor electrointensivo, que según avanzó Maroto, estará en el Parlamento en dos meses.

Desde Madrid, el presidente del comité de empresa de Alcoa en La Coruña prefiere no hablar de momento de posibles inversores. Para Juan Carlos López Corbacho actualmente lo que «corre prisa» es desarrollar el estatuto para que las empresas electrointensivas puedan tener una «seguridad» sobre el precio al que pagarán la factura de la luz. En la reunión celebrada en Madrid, los representantes de la Xunta pidieron al ministerio un borrador del documento «para trabajar en paralelo» al periodo de consulta pública abierto del proyecto del real decreto.

La mesa, que se volverá a reunir a mediados de marzo, también acordó crear una especie de delegación en las comunidades afectadas para que desarrollen los planes industriales necesarios y busquen inversores. En el caso de la comunidad gallega, explica López Corbacho, se encargará el Igape.

Las plantas de La Coruña y Avilés comenzaron hoy a apagar sus cubas y a partir de la próxima semana dejarán de producir aluminio. Alcoa ha aceptado ampliar el plazo hasta el 30 de junio para que un comprador las reactive. Si no aparece, se clausurarán para siempre y despedirá al 43% de la plantilla de La Coruña y Avilés.