Interceptado un conductor que circulaba a 225 kilómetros por hora cerca de O Carballiño

La Guardia Civil se percató de esta incidencia a través de uno de sus dispositivos para control de velocidad

SantiagoActualizado:

La Guardia Civil ha interceptado a un conductor que circulaba a 225 kilómetros por hora en la autovía AG-53, limitada a 120 km/h, a su paso por el término municipal de O Carballiño (Ourense). Tras establecerse esta semana un dispositivo de control de velocidad en esta autovía, entre Santiago de Compostela y Ourense, se detectó un turismo que circulaba a una velocidad de 225 Km/h.

El vehículo era conducido por un vecino de Teo (A Coruña) de 39 años de edad, al que se le tramitó un atestado por la supuesta comisión de un delito contra la seguridad del tráfico, ya que este ha superado la velocidad permitida en vía interurbana, 120 km/h, en más de 80 km/h. Debido a esto, podría ser condenado judicialmente a la pena de prisión de tres a seis meses, a la de multa de seis a doce meses o a trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Además de esto, será condenado con laprivación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años, según el Código Penal.

PRUDENCIA

La Guasrdia Civil ha recalcado que «el Reglamento General de Circulación considera los excesos de velocidad como una infracción grave o muy grave, sancionada con multa de 100 a 600 euros y la pérdida de entre 2 y 6 puntos, dependiendo del exceso de velocidad cometido».

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense realiza «un llamamiento a la prudencia» en la conducción, «respetando todas las normas establecidas, lo que contribuye a evitar accidentes de tráfico, que tantas vidas han costado».