Un informe del Consello de Contas recoge irregularidades en la gestión del Igaem

Un informe del Consello de Contas recoge irregularidades en la gestión del Igaem

DAVID BALADO | SANTIAGO
Actualizado:

El portavoz del PP en materia de cultura, Ignacio López-Cháves, compareció ayer ante los medios para expresar la postura de su partido en relación al informe de fiscalización de la actividad del Instituto Galego de Artes Escénicas e Musicais (Igaem) durante 2006, realizado por el Consello de Contas (CC). Éste, según el parlamentario popular, «ratifica las denuncias» que su partido había realizado a lo largo de la pasada legislatura con respecto a la política del bipartito en esta institución.

López-Chaves denunció que los responsables del Igaem no enviaron al Consello de Contas todos los documentos que éste demandó para poder realizar su trabajo -la institución de control solicitó una lista de todas las contrataciones realizadas en 2006 que no fue enviada-, a pesar de lo cual apreció irregularidades en diversos aspectos. Entre ellos, los contratos de cinco cargos de alta dirección, de los cuales sólo uno está justificado, a juicio del CC.

Con respecto a la política de contratación del bipartito, el Consello «aprecia una falta generalizada» de documentos que justifiquen los trámites exigidos para la contratación, tales como la orden de inicio de expediente, el pliego de cláusulas administrativas, la documentación enviada a la asesoría jurídica de la Intervención General, el documento que certifica el gasto emitido por el órgano de contratación competente o la acreditación de que a los procedimientos negociados sin publicidad fueron invitados como mínimo tres empresas - requisito indispensable para garantizar la legalidad del procedimiento, y del que, tal como recoge el informe, abusó la Consellería de Cultura gestionada por la nacionalista Ánxela Bugallo-. «La práctica totalidad de los expedientes de contratación privada de servicios artísticos fue realizada por el procedimiento negociado sin publicidad, sin que esto se justificase», reza el informe.

Otro aspecto destacado por el documento fiscalizador son los numerosos contratos firmados entre la Consellería y Cidadanía e Rede de Aplicacións Social, empresa formada por ex cargos y militantes del BNG, de la que Chaves aseguró que «forma parte de la red clientelar» de la organización frentista y en cuya contratación el CC también aprecia anomalías.

El organismo denuncia también la vulneración del deber de exclusividad de la Directora del Centro Dramático Galego (CDG), que, según el portavoz de cultura del PP, ocupaba este puesto a la vez que ejercía como directora de escena de una compañía teatral de la que era socia. Además, y según recoge el informe, ésta no sólo compatibilizaba dos trabajos incompatibles, si no que incumplió también el deber de abstenerse en la votación en la que se seleccionaba al encargado de realizar una obra para el CDG y a la que aspiraba su socio en la empresa.

Por último, y como muestra del talante de los responsables de Cultura, López-Chaves subrayó el hecho de que por primera vez, un informe del Consello de Contas incluyese un apartado en el que la institución exige respeto a la misma por parte de socialistas y nacionalistas, que tildaron el informe de falso, «Más allá de la lógica discrepancia del alegante -en este caso, el Igaem- trata de suplir a menudo la inconsistencia de la argumentación mediante descalificaciones y empleo de un tono inapropiado», se puede leer en el documento.

Estos hechos suponen para el responsable de cultura del PPdeG una muestra de que «la gestión cultural del bipartito no respetó la ley y favoreció a empresas amigas, y todo ello de forma irregular».