Incendio en A Gudiña, esta madrugada
Incendio en A Gudiña, esta madrugada - BRAIS LORENZO/EFE
LUCHA CONTRA EL FUEGO

Un incendio en A Gudiña (Orense) calcina ya 440 hectáreas tras haber amenazado las casas

Las viviendas ya no están en peligro y la lluvia ha ayudado en las últimas horas. Ha tenido que intervenir la UME

SantiagoActualizado:

Un incendio que se mantiene activo desde la tarde del viernes en el municipio orensano de A Gudiña ha arrasado hasta el momento 440 hectáreas, si bien la situación ha quedado algo más controlada por las lluvias caídas en las últimas horas.

En un primer momento las llamas obligaron a activar la «Situación 2» por su proximidad a las viviendas del núcleo de O Seixo, si bien la alarma ya ha sido anulada, según la última informó facilitada por el Gobierno gallego.

El incendio comenzó en Portugal y se adentró en Galicia sobre las 19.07 horas de ayer por la parroquia de Barxa, en el citado término municipal e la provincia de Orense.

En las labores de control y extinción participan efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), así como un técnico, ocho agentes, veinticuatro brigadas, catorce motobombas, cuatro palas y cuatro helicópteros.

También en la provincia de Orense permanecen activos otros incendios en los ayuntamientos de Riós y Chandrexa de Queixa, tras quemar unas veinte hectáreas, cada uno.

En lo que respecta a la provincia de Lugo, se encuentran activos dos incendios en el ayuntamiento de Quiroga, tras quemar unas cien hectáreas de superficie.

En concreto, el fuego registrado en la parroquia del Hospital, que comenzó a las 20:40 horas de ayer, ha quemado ochenta hectáreas y en su control participan un técnico, cuatro agentes, dieciocho brigadas, nueve motobombas y tres palas.

El otro incendio, que afecta a la parroquia de A Enciñeira y se inició esta madrugada, supera las veinte hectáreas y ha provocado la movilización de nueve brigadas, seis motobombas y una pala.

En Palas de Rei (Lugo), está controlado desde las 06,13 horas de este sábado el incendio que comenzó a última hora de la tarde de ayer en la parroquia de Cabana y que afecta a unas 28 hectáreas.