La imposición lingüística pierde fuelle
Manifestantes muestran sus pancartas en la entrada de la Plaza del Obradoiro. Ó. PARCERO

La imposición lingüística pierde fuelle

E. A.
SANTIAGO Actualizado:

La convocatoria de la plataforma Queremos Galego para el Día de las Letras Gallegas, en un día festivo y soleado, no alcanzó el seguimiento de la última marcha contra la política lingüística del Gobierno de la Xunta, el pasado 21 de enero, que coincidió con una jornada de huelga en la educación y transcurrió en día lectivo.

Fueron unas 15.000 personas -100.000, según los organizadores- las que atendieron una convocatoria en la que los diferentes portavoces exigieron la dimisión de los responsables autonómicos de Educación y Cultura, Jesús Vázquez y Roberto Varela; y en la que pidieron apoyos para una iniciativa legislativa popular «para garantizar los derechos lingüísticos de los gallegos».

La cuarta marcha por la lengua desde la toma de posesión de Alberto Núñez Feijóo, que extrañó a muchos de los peregrinos y turistas en las terrazas del centro de la ciudad, se desarrolló entre la Alameda compostelana y la Plaza del Obradoiro. La pancarta principal (con un verso del homenajeado de este año, Uxío Novoneyra: «O galego, a forza do noso amor») iba sostenida, entre otros, por el portavoz de la plataforma convocante, Carlos Callón; el secretario xeral de la CIG, Suso Seixo; el diputado nacionalista Bieito Lobeira; y la coordinadora nacional de Izquierda Unida en Galicia, Yolanda Díaz. Más atrás, el líder del BNG, Guillerme Vázquez, encabezaba la comitiva del partido nacionalista, no muy lejos del grupo de los socialistas, encabezado por el secretario xeral, Manuel Vázquez, y diputados como Mar Barcón, Francisco Cerviño o José Manuel Lage Tuñas.

Las consignas

En el recorrido habitual por el centro compostelano pudieron verse pancartas que rezaban «En Galiza, en galego», «Polo dereito a vivirmos en galego» o «Eu quero galego», o carteles con la foto de Feijóo y el lema «Inimigo do galego». Las consignas que corearon los presentes siguieron esta tónica, que se vio rota en ocasiones con canciones como la que sigue: «Que desilusión, que desilusión, que o pai de Feijóo non usara condón; que pena me dá, que pena me dá, que a súa nai non puidera abortar» («Qué desilusión, qué desilusión, que el padre de Feijóo no usara condón; qué pena me da, qué pena me da, que su madre no pudiera abortar»).

La ruta concluyó en la plaza más universal de la capital compostelana. Allí, en el Obradoiro, se procedió a la lectura (por dos veces) del manifiesto «El gallego, nuestro existir», que realizaron -por turnos- el actor Antonio Durán «Morris»; la responsable de la sección juvenil de la Mesa, Iria Taibo; el escritor Xabier Docampo, la poetisa Marta Dacosta, la cantante Uxía Senlle y el actor Carlos Blanco.

«Recuperación o extinción»

La intervención del máximo responsable de la plataforma y presidente de la Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, colocó a Galicia en el brete de ser «un pueblo en trance de recuperación o de extinción» según el rumbo que tome la promoción de la lengua autóctona. Callón había destacado, al inicio de la mañana, que en la Comunidad existen «un 20% de analfabetos funcionales en gallego», por lo que pidió, ya durante el discurso que cerró la manifestación, «la primera medida en favor de la lengua gallega del gobierno de Feijóo».

Trajo además a colación el informe del Consello Consultivo conocido la pasada semana, que duda de la legalidad de la consulta a los padres establecida el nuevo decreto lingüístico para la enseñanza. Así, comparó las «cuestiones menores» que este organismo técnico había rechazado del texto del bipartito, con un proyecto «ilegal e incosntitucional».

El responsable de la Mesa también acusó al actual ejecutivo autonómico de haber iniciado un «proceso de desmantelamiento de la oficialidad del gallego», e reiteró a los responsables de la Xunta que la sociedad gallega se echará a la calle si la administración «expedienta» a los docentes que no respeten las asignaciones lingüísticas establecidas en el nuevo decreto de la lengua en la enseñanza no obligatoria. «Si expedientan a un profesor, vamos a llenar varias veces la plaza del Obradoiro», indicaba.

Por último, el responsable de la plataforma Queremos Galego acusó a Núñez Feijóo de «luchar contra su pueblo» y exigió la retirada de una norma educativa «que sólo cuenta con el apoyo del PP» y «de una asociación vinculada» -en referencia no explícita a Galicia Bilingüe-.