Estación de Santiago de Compostela
Estación de Santiago de Compostela - Miguel Muñiz
DÍA DE CANCELACIONES

Huelga en Renfe: «Tenía miedo a quedarme tirado»

Incertidumbre como tónica dominante en la estación de la capital gallega

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dudas e incertidumbre. Así se resumen las primeras horas de la huelga convocada por Renfe, que en Galicia ha llevado a la supresión de 24 servicios en una jornada donde la mezcla de todo tipo de gentes en la estación de la capital era patente. Por un lado, viajeros con dirección a las principales ciudades gallegas, y por otro, mezcla entre españoles y extranjeros, en su mayoría turistas, que se preguntaban si su tren podrá llegar a los principales puntos y así poder regresar a casa.

A pesar de esto, bastante tranquilidad y problemas no de demasiada entidad. Algún viajero corría para llegar a tiempo a su vía, pero sí, preguntas y consultas para tenerlo todo claro.

El principal foco de dudas e interés de los viajeros se cernía en el trayecto que une La Coruña con Santiago de Compostela y después con Orense, un tren de tipo Avant, que permitirá tomar a continuación una conexión con un Alvia que se dirige a Madrid. El motivo era claro, varias decenas de peregrinos y visitantes de la capital gallega buscan volver a su casa, y evidentemente, muchos deben pasar por la capital de España, ya que esta conexión ofrece otros destinos. «Sabemos que a Orense llegamos sin problema, pero luego vamos a Sarria y nadie nos ha confirmado nada», señalaban un grupo de cuatro jóvenes.

«Tenía miedo a quedarme tirado. Yo tengo que ir a Madrid, Estación de Chamartín, y si de Orense no puedo moverme será un gran problema, pero ya me han dicho que no va a afectar», sentenciaba un joven que tomaba ese Avant a las 12:10 del mediodía.

Por otra parte, en el terreno de las habituales conexiones entre las principales ciudades gallegas con la estación de Santiago de Compostela si había afectados por la huelga. «Pues sí nos ha afectado. Íbamos a salir y ahora tengo que esperar más», comentaban dos viajeros de fuera de Galicia que iban a tomar el tren de las 12:07 con dirección a la ciudad herculina, y que estaban obligados a esperar 43 minutos.

Y también en la estación santiaguesa se encontraba gente con dudas sobre el futuro de la huelga. «Yo tengo un tren para mañana, pero quería saber si iba a seguir afectando a estos horarios, por eso vengo hasta aquí», explicaba una mujer que se había acercado a la taquilla para realizar su consulta.