Caos circulatorio en las carreteras orensanas debido a la nieve
Caos circulatorio en las carreteras orensanas debido a la nieve - EFE
TEMPORAL

El primer gran temporal sacude Galicia: Viento, nieve, rayos y cientos de alertas

La borrasca Helena deja medio millar de vecinos sin luz, tres mil niños sin clase, rachas de 140 kilómetros hora y caos en las carreteras de montaña

SantiagoActualizado:

No ha sido la primera, pero sí la que más se ha dejado notar. Helena, la sexta borrasca desde el arranque del invierno, sacudió este viernes Galicia con toda su intensidad activando la alerta naranja en tierra por las fuertes nevadas localizadas en la provincia de Orense y el aviso rojo en el litoral atlántico por unas olas que llegaron a alcanzar los diez metros. La previsión obligó a cancelar las clases en medio centenar de centros educativos de las provincias de Lugo y Orense, donde se registraron espesores de veinte centímetros de nieve, lo que dejó a unos tres mil escolares sin clase. Además, se cancelaron todas las actividades en el exterior y se extremaron las medidas de precaución a pie de costa, donde Helena dejó ver su peor cara. Este viernes, ningún barco salió a faenar y toda la flota gallega permaneció amarrada a puerto, desde A Guarda —en riesgo extremo— hasta el litoral de Ribadeo.

En tierra los problemas no fueron menores, con cortes en algunos de los principales viales de la montaña lucense, donde las fuertes nevadas marcaron el ritmo de la jornada. Según datos de la Diputación, hasta un total de 13 viales vieron su tráfico interrumpido por las condiciones metereológicas. En algunos casos, fueron acumulaciones de agua las que generaron el caos. En otros, una gruesa capa de nieve que obligó a poner a funcionar las 62 máquinas quitanieves a pleno rendimiento. Con todo, el tráfico quedó interrumpido en varios puntos de la autovía A-6, como a su paso por Pedrafita do Cebreiro o por Baralla. En Orense, los cortes también afectaron al paso de camiones y vehículos articulados en varios puntos de la provincia, en concreto en la A-52 a su paso por el término municipal de A Gudiña, así como en la OU-536.

Registros récord

Los vientos asociados al primer gran temporal del invierno también rozaron registros récord en localidades del litoral coruñés como Carnota, con 141,5 kilómetros por hora o en Cedeira, con 127,4 kilómetros por hora. También azotó con fuerza con municipios como Malpica (123 kilómetros a la hora) o en Ribeira (116,1 km/h). En localidades con una altitud mayor de 900 metros, el viento dejó rachas de 116,4 kilómetros por hora en Cervantes (Lugo) o de 109,1 en Carballeda de Valdeorras. Estas fuertes rachas y las persistentes precipitaciones que descargaron durante toda la jornada en la Comunidad afectaron al tráfico rodado y también al suministro eléctrico. Así, cerca de 400 abonados se quedaron sin luz en las provincias de La Coruña, Pontevedra y Orense. Fuentes de Naturgy, la empresa suministradora, explicaron que fundamentalmente se trató de incidencias relacionadas con las tormentas que comenzaron por la costa de madrugada y con la caída de ramas y árboles sobre la línea eléctrica, por lo que brigadas de la compañía trabajaron para solucionar las averías durante todo el día.

Estas incidencias se sumaron a las contabilizadas por los servicios de emergencias del 112, que solo en la mañana de este viernes habían acumulado más de 165 llamadas. En su mayoría, consistieron en desprendimientos sobre el tendido eléctrico, pero también fueron más de veintena los conductores que alertaron a los servicios de emergencia porque la nieve les impedía moverse y llegar a su destino. Solo durante la noche hubo más de setenta alertas que afectaron, sobre, a la provincia de La Coruña.

Casi 400 rayos

Capítulo aparte merecieron las tormentas eléctricas que mantuvieron despiertos a miles de vecinos del área de Coruña y Pontevedra, donde descargaron hasta 370 rayos en cuestión de dos horas, entre las 4 y la 6 de la madrugada del viernes. De cara a la jornada de este sábado, el litoral gallego mantendrá el aviso naranja por fuerte oleaje. En tierra, hay aviso nivel amarillo en todo el sur de la Comunidad y en buena parte de Lugo. El domingo todas las alertas quedarán desactivadas.