La pequeña fue agredida por un pastor alemán de la familia
La pequeña fue agredida por un pastor alemán de la familia - ABC
GALICIA

Grave una bebé de 21 meses tras el ataque de un perro en La Coruña

La menor sufrió importantes daños en la cara y la cabeza. El animal es un pastor alemán propiedad de la familia

SantiagoActualizado:

Una niña de 21 meses sufrió el pasado domingo el ataque de un perro, de raza pastor alemán, mientras se encontraba en su domicilio, una vivienda unifamiliar situada en el lugar de O Ponto, en el municipio de Narón (La Coruña). Según fuentes consultadas por Europa Press, la menor sufrió importantes daños en la cara y la cabeza y, de inmediato, fue trasladada al servicio de urgencias del Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol, en donde recibió la primera asistencia.

Sin embargo, debido a la gravedad de las heridas, fue derivada a un centro sanitario de la ciudad de La Coruña. Al parecer el perro llevaba conviviendo con la familia varios años y nunca había mostrado una actitud agresiva. A consecuencia de este incidente, integrantes de la Policía Local de Narón se encargaron de elaborar un informe y éste ya ha sido remitido al juzgado de guardia de Ferrol para tratar de clarificar el suceso, que ha causado conmoción entre la familia y allegados de la pequeña atacada.

Este no es el primer caso de un ataque de perros este verano en Galicia. La agresión a la niña de Narón se suma a un ataque ocurrido el pasado 11 de agosto, cuando cuatro personas resultaron heridas de gravedad tras ser atacadas por su propio animal en el concello orensano de O Bolo. Las víctimas, de entre 30 y 40 años, fueron en esa ocasión dos hermanas, el novio de una de ellas y una vecina. El animal era un mastín propiedad de la familia. Y hace tan solo unos días, el pasado día 9, una mujer resultó herida tras ser atacada por dos perros en la localidad coruñesa de Melide.

Multas de 500 a 5.000

Los datos que maneja el departamento de Medio Ambiente revelan que en la actualidad son 13.392 los perros de razas peligrosas que están identificados y registrados en la Comunidad gallega. Inscribir a sus animales es obligación de los propietarios, pero son muchos los que aún están al margen de la ley. Tanto la no identificación del animal como el no contar con el seguro de responsabilidad civil son infracciones que la normativa vigente considera de «carácter grave» y que se penan con multas económicas que oscilan desde los 500 a los 5.000 euros. En el capítulo de infracciones muy graves destaca el educar a los animales de forma estresante o agresiva, así como el instigarlos para peleas y ataques. De probarse hechos de este calibre, la sanción podría ascender hasta los 30.000 euros.

Los datos actualizados de los que dispone el departamento de Medio Ambiente señalan que a lo largo del 2017 se abrieron 138 expedientes por infracciones como la falta de chip. En el caso de animales de raza peligrosa, las cifras más recientes hablan de 319 expedientes por razones como la falta de licencia municipal. Sanciones que suman una cuantía de 166.726 euros.