El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, en una rueda de prensa ofrecida en 2017 sobre los cambios en su gobierno
El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, en una rueda de prensa ofrecida en 2017 sobre los cambios en su gobierno - EFE
CONTRATOS DE COMPOSTELA ABERTA

El gobierno populista de Santiago dio 14.000 euros a dedo para reflejar «los sentimientos» de un barrio

El proyecto, que cristalizó en un mapa «emocional», integra la lista de adjudicaciones denunciada por sus vínculos con Compostela Aberta

SantiagoActualizado:

Un mapa sobre las emociones de un barrio. Es el último ejemplo pintoresco en l a extensa lista de contratos adjudicados a dedo por el gobierno populista de Santiago a familiares y afines. En esta ocasión, el ejecutivo encabezado por Martiño Noriega, líder de Compostela Aberta, financió con 14.142 euros del erario público un proyecto de «intercambio comunitario de sentimientos y saberes sobre el pasado, presente y futuro» que se tradujo, al final, en una web interactiva de testimonios vecinales.

Basta una exploración al portal (sanpedroemocional.com) para valorar una iniciativa que, según reza su propia descripción, nace para poner «a disposición de todo el mundo la memoria, la opinión y los deseos de la vecindad» del barrio compostelano de San Pedro. «Porque divulgar un territorio más allá del patrimonio material es ponerlo en valor», se lee a continuación. El proyecto, desarrollado bajo el paraguas de la concejalía de Políticas, Sociales, Diversidad y Salud del Ayuntamiento, fue adjudicado por contrato menor a la asociación «Amigos si, pero a Vaquiña polo que vale».

La asociación no era una desconocida para el gobierno local. Con anterioridad a la concesión del contrato, en noviembre de 2016, ya había participado en las reuniones de un grupo de trabajo de Cultura convocado a instancias del Ayuntamiento. En concreto, a finales de 2015, había presentado otro proyecto, «Unitaria», que tenía por objetivo impartir formación en la antigua escuela unitaria del barrio, tal y como recogen las actas de aquella sesión.

Los testimonios geolocalizados y proyectados sobre el callejero «emocional» son variopintos. Divididos entre aquellos que hacen mención a la «memoria», el «presente», el «futuro» o los grabados en «vídeo», todos dan fe de conversaciones informales entre vecinos de la zona. Las transcripciones son literales y no siempre presentan corrección. Por ejemplo: «Era como si fuera una alarma volumétrica, salía por la vengan “Alfonsiiitoveeeen…”…“AlLFONsiiitooo….”; esa voz la oías cada vez más cerca “ya voy, ya voy…” …“ALFONSITOOO…”, ahí empezaba a llorar Alfonsito y empezaba a atrapar con la zapatilla (risas). Esa imagen hoy en día se perdió…pero claro ahora miras para atrás y hay un montón de veces que igual me siento en el campo y me vienen a la cabeza esas imágenes y se te pone una sonrisa claro…». El texto está tomado de la web, que refleja un diálogo entre un cliente de una barbería «mientras se escuchan las herramientas de trabajo de fondo».

Como esa conversación, el mapa recoge otras, como ésta reflexión de un comerciante. «Horribles son las aceras de los Concheiros… ¿Te das cuenta como son? Son de lousa desta… que las hiciera… con toda la intención… buena intención, Estévez —alcalde en los ochenta y noventa—, para los caballos de los peregrinos por Dios! que no estamos en la edad media, un zapato de un poco de tacón… son incómodas, a mí me molesta al andar por ahí… y después ves una piedra despegada y echa tres meses o cuatro». Testimonios que supuestamente contribuyen a recobrar la memoria de un barrio, aunque con cargo al dinero público de los compostelanos.

La presentación del mapa tuvo lugar en junio de 2017 y contó con la presencia de la concejal responsable, Concha Fernández, y las personas a cargo de la idea. En la nota publicada entonces por el Ayuntamiento, llegaba a avanzarse la intención de impulsar el proyecto «a otros barrios de la ciudad» y la celebración de un «taller comunitario de alfabetización digital» para «comprender la utilidad y uso del mapa».

Otra web fracasada

No es la primera vez que el gobierno de Compostela Aberta recurre a un contrato menor —es decir, libre de concurso público— para financiar una inciativa de estas características. Dentro de esa relación de contratos puestos bajo la lupa por su vinculación con familiares o afines, también hay otros peculiares. Es el caso de un portal web (Prestogal) ideado para impulsar el intercambio de objetos usados y promover la economía circular en otro barrio de Santiago. Tal y como publicó ABC, dicha plataforma costó a los compostelanos 33.000 euros. En una primera fase, se adjudicaron 17.1710 euros, trescientos euros por debajo del límite máximo que fija la legislación para un contrato menor.

La empresa beneficiaria en aquel momento fue Promove Consultoría e Formación SLNE, sociedad que el PP de la ciudad vinculó la pasada semana con la pareja del responsable de área de Cultura en Compostela Aberta. En total, la empresa habría obtenido hasta 84.000 euros mediante contratos menores.

Sin embargo, la web no gozó de gran éxito. La memoria de su primer año de vida reconoció que fueron «escasos» los objetos usados que llegaron a ofertarse. En total la plataforma promocionó 24 productos a una veintena de usuarios. El catálogo que se expone a día de hoy incluye artículos llamativos, como un váter con ruedas o frascos de cristal reciclados. Pero tan escaso volumen de intercambios no sirvió para alternar el apadrinazgo del Ayuntamiento. En 2017, otro contrato a dedo concedió 15.125 euros para que el proyecto se extendiera a otra zona de Compostela.

Medio centenar de contratos

Pero las sospechas acerca de la red de contratos de Compostela Aberta no se reduce solo a ambas páginas web. Desde hace semanas han venido conociéndose la existencia de más de medio centenar de adjudicaciones con lazos de afinidad entre los beneficiarios y el gobierno de Noriega. En un primer momento, el PP denunció la concesión por importe de 220.000 euros de 34 contratos a sociedades ligadas a familiares del equipo de gobierno o de miembros de la lista de Compostela Aberta.

Poco después, este diario publicó que el Ayuntamiento había concedido otro paquete de 28 contratos (252.000 euros) a empresas o individuos que habrían prestado colaboración o respaldo al partido del alcalde. En total, casi medio millón de euros otorgados bajo una técnica que, aunque legal, cuestionas el discurso de regeneración ética con el que Noriega accedió al poder.