Varios usuarios pilotando un dron durante una feria especializada
Varios usuarios pilotando un dron durante una feria especializada - EFE

«Galicia es la punta de lanza en drones»

Sulfatar una viña sin tocar el suelo, prevenir incendios o pescar sin marineros. El uso de drones está tocando a las puertas del futuro, y la Comunidad parte con ventaja

SantiagoActualizado:

El mundo de los coches sin conductor y los robots con inteligencia artificial eran hasta hace bien poco un coto privado para las ensoñaciones del cine y la literatura cyberpunk. Con aquellas escenas de humanoides, tubos enormes que conectaban rascacielos y metrópolis empañadas por las luces de neón nos fuimos creando una imagen distorsionada del futuro, tal vez, pero también esbozamos un primer borrador del presente. Aquellos aparatos de las pantallas hoy serían bautizados por todos como drones, una tecnología cargada de posibilidades. «Los aplicaremos para todo», pronostica José Manuel Martínez, presidente de la Asociación Gallega de Ingenieros de Telecomunicaciones y organizador del II Congreso de Drones que se celebrará en Orense entre el 24 y el 26 de mayo.

La cita proyectará al público —empresas, administraciones y usuarios a título individual— todo cuanto los drones son capaces de desarrollar en un entorno, Galicia, que acoge y mima al sector. «Todo el mundo te dice que Galicia es la punta de lanza, un referente, y España también a nivel internacional», explica Martínez, cicerone de un congreso que tocará muchos palos —legislación, crecimiento empresarial, innovación— y que brindará la oportunidad de ver a los drones en acción. Organizarán, por ejemplo, una exhibición en Arnoia en la que un avión simulará bañar de sulfato unas viñas del Ribeiro.

La idea, expone Martínez, es «hacer algo y vincularlo a Galicia, con temáticas agrícolas o forestales». El margen de maniobra aquí es amplísimo: desde drones capaces de colaborar en la prevención de los incendios, a efectuar tareas de salvamento, e incluso buques no tripulados que podrán salir a faenar sin un solo marinero a bordo. Precisamente en el apartado marítimo, la Comunidad abandera en estos momentos hasta siete proyectos, algunos secretos, pero otros bajo el amparo de la reconocida Marine Instruments, la pontevedresa Industrias Ferri o la multinacional Indra, partícipe también en el polo de drones de Rozas (Lugo).

Cambios

El desarrollo es imparable. Prueba de ello son los cambios experimentados también a nivel legislativo. Si en la primera edición del congreso los agentes denunciaron las restricciones normativas, ahora la reciente aprobación de un real decreto posibilita volar de noche, pilotar sobre grandes aglomeraciones e incluso gestionar los drones en áreas próximas a los aeropuertos.

Y con el sendero del crecimiento despejado, los especialistas solo piden no dormirse en los laureles y seguir dando pábulo a la fórmula del talento, más la innovación, más el respaldo público.«Se está haciendo muy bien», sentencia Martínez, «pero no podemos acomodarnos, ni hacer proyectos a dos y cuatro años. Si hemos estado a la cola, ahora que estamos en cabeza, será más difícil mantenerse».

.