Galicia proclama «liberté, égalité, fraternité» para condenar la «irracionalidad» de la matanza en París

Las instituciones de la Comunidad se concentran en silencio ante la oleada de atentados en Francia

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Liberté, égalité, fraternité». Con esas tres palabras, diversos representantes institucionales han guardado silencio en la plaza del Obradoiro de Santiago para rechazar la matanza de París. El alcalde compostelano, Martiño Noriega, ha señalado que «es un día para condenar de manera contundente la sinrazón de la mejor manera que sabemos: reivindicando los valores de la república francesa».

Junto a él han estado en representación de la Xunta los conselleiros de Sanidade y Economía, además del líder del BNG, el rector de la Universidad de Santiago o el presidente del Consello da Cultura Galega, entre otros. «El miedo no puede ser coartada para escoger entre seguridad y libertad», ha manifestado Noriega, quien ha aclarado que el nivel de alerta en la capital no ha aumentado.

El Gobierno autonómico, a través de un comunicado, ha transmitido su «pesar y solidaridad a los familiares de las víctimas y a todo el pueblo francés en nombre de los gallegos». «Este acto es fruto de la barbarie más cruel que puede atentar contra los principios democráticos de una nación que es emblema de convivencia y defensa de los derechos y las libertades de las personas».

Desde el Bloque, su portavoz, Xavier Vence, ha reprochado esta «masacre de inocentes» y, a mayores, ha instado a los líderes europeos a «repensar su política en Oriente Medio para que el caldo de cultivo de la irracionalidad y de la violencia que se está creando en ese espacio se pueda erradicar de verdad. La forma de tener paz en Europa es que todos los países gocen de esas condiciones».

Las concentraciones y mensajes de repulsa también se han registrado en otros puntos de Galicia como La Coruña o Lugo. El PSdeG ha manifestado su «dolor» en una nota de prensa donde se pone «a disposición del colectivo de gallegos y españoles residentes en París y en toda Francia para todo lo que necesiten».

Desde el Arzobispado de Santiago expresan su solidaridad con estas palabras: «La Iglesia que peregrina en Santiago pide al Dios de la vida que acoja a las víctimas y dé consuelo a sus familias, al tiempo que condena y rechaza estos actos criminales contra la humanidad».