El antiguo local de donación en la sede de ADOS repleto en la noche del accidente del Alvia
El antiguo local de donación en la sede de ADOS repleto en la noche del accidente del Alvia - MIGUEL MUÑIZ
Sanidad

Galicia pierde en 2018 la tasa de donación de sangre recomendada por la OMS

El envejecimiento poblacional complica la participación de donantes en la Comunidad que aún así se mantiene como la cuarta autonomía con mejor índice en el conjunto estatal

SantiagoActualizado:

El envejecimiento de la población, con un 25% del censo por encima de los 65 años, complica los objetivos de donación de sangre en Galicia. Y la dispersión de los núcleos tampoco ayuda, a pesar del desplazamiento diario de unidades móviles de donación a lo largo de las cuatro provincias. En 2018, la Axencia Galega de Doazón de Órganos e Sangue (ADOS), encargada de la captación y procesamiento de sangre total y la distribución a los centros sanitarios de los componentes sanguíneos necesarios para el mantenimiento de tratamientos y cirugías, recogió en la Comunidad 105.998 donaciones, insuficientes para mantener a Galicia dentro de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que fijan una horquilla de 40-60 donaciones por millar de habitantes como cifra de referencia para asegurar el correcto abastecimiento de hemoderivados en un territorio. Con el dato de participación de 2018, Galicia se situó en 39,23 donaciones por cada mil, perdiendo una posición que había mantenido de modo ininterrumpido desde el año 2000 (en 2004 la tasa alcanzaba las 46/1.000) En cualquier caso, y pese al escenario demográfico adverso, la Comunidad se mantiene como la cuarta con mayor participación en el conjunto estatal, sólo por detrás de Extremadura, Castilla y León y Asturias, y tres puntos por encima del promedio nacional, situado en 36,30 donaciones/1.000 habitantes.

«La realidad es que se puede continuar donando una vez cumplidos los 65 si no existe un problema de salud y con la autorización del médico de familia. Quizá tengamos que trasladar esto a la sociedad de una forma más sólida. Para mí sería un punto a insistir, igual que cualquier persona de más de 65 puede donar sus órganos si fallece en condiciones de ser donante», admitía en una entrevista reciente con ABC la directora de ADOS, Marisa López. La tasa de donación había bjado en 2017 de 41 a 40 por cada mil, manteniéndose a duras penas dentro de la recomendación de la OMS. La caída, apuntaba, complicaba la gestión de las reservas, pero no obligó a limitar los suministros a los hosptitales «porque nuestros profesionales y nuestros hospitales —explicó— trabajan activamente para que cada vez haya mayor eficiencia en el uso de la sangre». Incluso con la tasa de 2018, «la autosuficiencia está garantizada», reiteran desde la agencia.

Según datos de la OMS, la tasa de donación de sangre es de 32,1/1.000 en los países de ingresos altos, 14,9/1.000 en los de ingresos medio-altos, 7,8/1.000 en los de ingresos medio-bajos y 4,6/1.000 en los de ingresos bajos.

ADOS insta una vez más a la población gallega ha continuar demostrando su compromiso con la donación de sangre y su solidaridad con las necesidades de transfusión y tratamientos a base de componentes sanguíneos presentes en los hospitales. Para facilitar la participación, además de los siete locales de donación ubicados en los hospitales, la agencia moviliza cada día sus unidades móviles, ampliadas con dos vehículos nuevos el pasado diciembre. En la web de ADOS (ados.sergas.gal) es posible consultar la ubicación diaria de los autobuses.