Alberto Varela - CRÓNICAS ATLÁNTICAS

Galicia en Europa

La pesca, el medioambiente, el agro o las infrestructuras dependen de lo que votemos

Alberto Varela
Actualizado:

Esta campaña electoral ha girado aquí en Galicia alrededor de las elecciones municipales. Que si la fragmentación del centro-derecha, que si las perspectivas de las Mareas o la posibilidad de que los desencantados del rupturismo busquen consuelo en el PSdeG. Todo muy importante, cierto, pero han quedado a un lado las otras elecciones de este domingo, las europeas, a pesar de que de su resultado va a depender el futuro de la mayoría de nuestros sectores productivos.

Con Europa ocurre algo curioso. Cuando en Bruselas se toman decisiones lesivas para nuestros intereses las tomamos como si viniesen de una especie de consejo tecnócratas que diseñan el entramado a su antojo, pero no es así, todo depende de las papeletas de este domingo. Las limitaciones a la pesca, la defensa del medio ambiente, las ayudas para la reestructuración agrícola y ganadera o la financiación de infraestructuras básicas dependen en buena medida de lo que votemos.

Tendemos a fijarnos en lo más cercano, en lo que nos encontramos cada día al salir a la calle, pero no podemos olvidar que formamos parte de una unión de países a la que hemos cedido una parte de la soberanía, y no para que la gestionen como les pete, sino porque entendemos que mejora la vida de los ciudadanos. Los que tienen que planificar se presentan ahora a las elecciones.

En un momento en el que crece el euroescepticismo y en el que los movimientos ultra ganan peso en muchos países resulta extraño que el elector gallego no le dé la importancia que debe al Parlamento Europeo.

Si después desaparecen los fondos comunitarios, nos quitan cuota de merluza o se acaba la libertad de movimiento entre países no será porque lo ha decidido la divina providencia, sino los eurodiputados que se presentan a los comicios.

Lo peor de esa deriva es que los partidos, con honrosas excepciones, acaban metiendo en las listas a los candidatos que molestan o que no saben qué hacer con ellos, y a Europa no se debería ir a hacer bulto, sino a defender los intereses de nuestra economía.

Alberto VarelaAlberto Varela