José Ramón Piñol
José Ramón Piñol - EFE
XXV aniversario de la «operación Nécora»

«Galicia continúa siendo un sitio importante de entrada de droga»

El teniente fiscal gallego señala que «la cocaína y las nuevas sustancias parecen que han sustituido a la heroína»

SantiagoActualizado:

Aunque la situación no tiene nada que ver con la de hace veinticinco años, el teniente fiscal de la Fiscalía Superior de Galicia advirtió ayer que «Galicia sigue siendo un sitio importante de entrada» de la droga en Europa, aunque ya «no es tan exclusivo como antes» dado que también se da esta situación en el sur de la Península Ibérica. Así lo indicó José Ramón Piñol en unas jornadas en la Facultad de Derechos de la Universidad de La Coruña al cumplirse un cuarto de siglo de la «operación Nécora», primer gran golpe al narcotráfico en las Rías Baixas.

«Fue un hito en el desarrollo de la lucha contra la drogadicción, la primera operación intensa contra las grandes redes y dirigida a la cabeza y no a los pies de las organizaciones. Fue una situación memorable», declaró Piñol. Subrayó que su relevancia radicó en que llegó cuando «parecía que el narcotráfico era algo contra lo que no se podía hacer nada y demostró que se podía actuar, desarrollar todo el aparato del Estado y conseguir resultados eficaces». Con respecto a principios de la década de los noventa, el teniente fiscal considera que «la cooperación internacional ha aumentado», aunque las bandas «siguen teniendo unas redes importantes y obtienen grandes ventajas», puesto que «saben adaptarse a las nuevas situaciones».

Cocaína por heroína

También «han variado los consumos», precisó según recoge Efe, pues «la cocaína y las nuevas sustancias parecen que han sustituido a la heroína». En cualquier caso, recordó que el problema sigue siendo muy preocupante.

Bajo el título «Estrategias político-criminales y actuaciones judiciales en materia de tráfico de drogas:pasado, presente y futuro», Piñol disertó sobre estas cuestiones en una sesión organizada por la Fundación Internacional Baltasar Garzón, cuya vicepresidenta, Carmen Durán, reclamó que las leyes se adapten a las demandas de la sociedad actual. Para Durán, la «operación Nécora» supuso «una esperanza para las familias». En la inauguración de las jornadas, rememoró el ambiente de «una época durísima y de miedo. Aún no se gritó todo lo que pasó entonces», manifestó.