Un vecino de Rianxo recorre una de las zonas afectadas por el fuego
Un vecino de Rianxo recorre una de las zonas afectadas por el fuego - EFE
GALICIA CONTRA LOS INCENDIOS

La ola de fuegos arrasa más de 1.300 hectáreas de monte en solo tres días

Las llamas afectaron casi a la totalidad de la superficie forestal de Rianxo, donde ayer se dio por controlado el incendio. En Orense llegaron a declararse hasta cuatro focos, el más grave, en O Barco, quemó más de 100 hectáreas en un día

Actualizado:

En cuestión de tres días y en pleno mes de marzo, las llamas han carbonizado cerca de 1.300 hectáreas de monte en Galicia. La cifra supone la mitad del total de hectáreas afectadas por el fuego durante todo el 2018 (unas 2.600) y pone de relieve la gravedad de una nueva ola de incendios que, al margen del fuego que asoló Rianxo, parece ser intencionada. Solo en este incendio, que ayer quedó controlado tras día y medio de lucha, ardieron unas 850 hectáreas de monte. Según el alcalde de la localidad, prácticamente toda la superficie forestal del municipio. «Hoy respiramos y se ve el día» manifestó Adolfo Muiños como resumen de una jornada en la que los equipos de extinción lograron controlar las llamas y enfriar la zona, pese a que el viento siguió azotando con fuerza.

Considerado el primer gran incendio del año, el fuego que se originó en Dodro para cercar varias parroquias de Rianxo quedó estabilizado ayer, aunque al cierre de esta edición aún no se había dado por sofocado. Sobre su evolución, desde el departamento do Medio Rural indicaron a última hora de la mañana que ya no había ningún frente de llama activa y que las labores de control se mantenían para evitar que algún rescoldo se reavivase. Además, un día después de que fuese necesario desalojar dos centros educativos y cortar la autovía do Barbanza por la humareda generada, el cómputo de efectivos reveló que se movilizaron dos técnicos, 40 agentes, 40 brigadas, 28 motobombas, cinco palas, siete helicópteros, cinco aviones y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Orense, también ardiendo

También trabajaron a pie de monte los agentes encargados de descubrir las causas de este voraz incendio que, a tenor de las primeras investigaciones, pudo deberse a la caída de un árbol sobre una torre de alta tensión. Diferentes son las circunstancias que rodean los fuegos declarados en los últimos días en la provincia de Orense y que, sumados a los de La Coruña, elevan a cerca de 1.300 las hectáreas arrasadas.

En el caso de incendios como el que afecta a O Barco de Valdeorras —extinguido con 121 hectáreas— o a Chandrexa de Queixa —controlado tras quemar 30 hectáreas— todo apunta a que en su origen está la mano del hombre. A propósito del fuego en O Barco, su regidor, Alfredo García, manifestó ayer que «no parece que haya muchas dudas» acerca de la intencionalidad de dos fuegos al mismo tiempo en zonas próximas, un punto es «muy cerca de viviendas en Santigoso» y el otro encima de los depósitos del agua, indicó sobre esta hipótesis.

En sintonía con estas declaraciones, el director xeral de Defensa do Monte, Tomás Fernández-Couto, señaló en una entrevista en Radio Galega que la «actividad incendiaria» de estos días es «preocupante». En el caso de Chandrexa, su alcalde, Francisco Rodríguez, no tiene duda de que «fue intencionado» por la hora en la que se produjo y porque fueron en momentos de «bastante viento». Además de en estas dos localidades, las llamas hicieron acto de presencia ayer en los montes de Calvos de Randín y Boborás, aunque al cierre de esta edición los dos focos ya habían sido extinguidos. También de declaró un incendio en Ponteareas (Pontevedra), con una extensión afectada desconocida.

Con la mitad sur de Galicia y parte de la provincia de La Coruña en riesgo alto de incendio, la lucha contra el fuego se trasladó ayer del monte al pleno del Parlamento. Allí, el presidente de la Xunta destacó el «carácter general intencionado» de esta ola de fuegos y esperó que «que el viento del nordeste amaine», aunque «lamentablemente no va a ser así ni hoy [por este miércoles] ni mañana». Alberto Núñez Feijóo también aprovechó su intervención para felicitar a los servicios de extinción y revelar que durante la jornada del martes trabajaron en la extinción de 39 fuegos en toda la Comunidad un total de 2.962 personas, seis medios aéreos y 267 motobombas.

De cara a los próximos días, no se esperan cambios significativos en las temperaturas, de forma que las máximas alcanzarán de nuevo los 27 grados en las provincias de Orense y Pontevedra y sobrepasarán la barrera de los 20 en La Coruña y Lugo. Mientras esta situación se mantenga, las quemas forestales y de restos agrícolas quedan prohibidas en toda la Comunidad.