El móvil estaba conectado a la red eléctrica en el momento del suceso
El móvil estaba conectado a la red eléctrica en el momento del suceso - ABC
GALICIA

Un fuego originado en un móvil cargando calcina por completo una casa en Orense

Se cree que el foco del incendio, estuvo en el terminal telefónico. Los dueños de la vivienda tuvieron que salir por el tejado

SantiagoActualizado:

Un teléfono móvil que estaba cargando pudo ser el causante de un incendio que se originó este miércoles en una vivienda del municipio orensano de Rairiz de Veiga, y del que los propietarios de la casa se salvaron porque salieron por una ventana que daba acceso al tejado. Aunque el suceso se encuentra en fase de investigación, todo hace pensar que el foco estuvo en un móvil que la dueña de la casa tenía conectado a la red eléctrica en el momento del incidente. Fue un vecino el que antes de amanecer, alrededor de las 6.50 de la mañana, se percató de que había llamas en la vivienda.

El hombre alertó a los dueños de la casa de lo que estaba ocurriendo, pero la puerta de la entrada ya estaba cubierta de fuego y la única salida que les quedaba era una ventana lateral desde la que saltar a un tejado. Cuando los bomberos llegaron, la voracidad de las llamas ya amenazaba a casas cercanas. El fuego tardó cuatro horas en ser sofocado, debido a los materiales con los que estaba construida la casa -un inmueble antiguo con techos de madera- y a la cantidad de enseres que había acumulados en su interior.

El fuego provocó importantes daños materiales, dejando la vivienda totalmente calcinada, pero ninguno personal. Según indicaron los vecinos, los propietarios no viven en ella y solo la utilizan para pasar vacaciones o algunos días libres. Pero en esta ocasión, se habían desplazado para arreglar unos papeles y el fuego los sorprendió durmiendo.

No es el primer caso

Esta no es la primera vez que un móvil cargando provoca un incendio. El último caso conocido en Galicia tuvo lugar el pasado octubre en una vivienda del municipio pontevedrés de Poio, que estuvo a punto de quemarse debido a la explosión de un móvil en plena carga. Los hechos tuvieron lugar entorno a las 6 de la mañana, cuando los dueños de la casa escucharon una suerte de detonación. Al buscar el origen descubrieron el sofá, sobre el que había dejado el dispositivo cargando, ardiendo. La intensidad de las llamas generó una intensidad humareda que hizo necesaria la intervención de los bomberos.