Xulio Ferreiro, líder de la Marea Atlántica - MIGUEL MUÑIZ | Vídeo: Atlas
Los efectos del 26-M

Ferreiro, primera víctima política del desplome de las mareas

El alcalde en funciones de La Coruña comunica que no tomará posesión de su acta de concejal y se reincorporará a su plaza en la universidad

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mal resultado alcanzado el 26-M por las listas de la izquierda rupturista, superadas por la ola socialista y descabalgada de los tres gobiernos que ostentaba en las ciudades gallegas, se cobra su primera víctima política. El alcalde en funciones de La Coruña y líder de la Marea Atlántica, Xulio Ferreiro, no continuará en la Corporación municipal en el próximo mandato. En una rueda de prensa celebrada este miércoles en la Casa Consistorial, Ferreiro ha atribuido su decisión a razones «de carácter personal y político» y ha confirmado que no tomará posesión del acta de concejal. «Cuando no se cumplen los objetivos que uno se pone, debe actuar en consecuencia y asumir responsabilidades (...). El objetivo era revalidar la alcaldía y una mayoría de progreso y no se cumplió», explicó en declaraciones recogidas por Ep. «Lo consecuente —abundó— es dejar paso a otra persona o personas que puedan situar a la Marea Atlántica en condiciones de disputar la alcaldía en cuatro años».

Visiblemente emocionado y arropado por todo su equipo de gobierno, el regidor en funciones ha explicado, según informa Efe, que en unos meses se incorporará a su plaza de profesor en la Universidad de La Coruña. «No me marcho muy lejos; abandono la vida institucional, la primera línea de la política, pero me quedo en Marea Atlántica como uno más, ofreciendo mi experiencia y mi trabajo como militante», ha dicho.

Conservar el bastón de mando era la única opción que se planteaba el regidor antes las elecciones municipales celebradas el domingo y de hecho, una semana antes de los comicios. Su formación, en cambio, se dejó este domingo 4 de los 10 ediles que logró en las elecciones municipales de 2015, retrocediendo a tercera fuerza en la corporación.

En Santiago, Martiño Noriega ha puesto su cargo a disposición de la asamblea de Compostela Aberta tras perder la alcaldía bajando de diez a cinco ediles.