Alberto Núñez Feijóo, ayer, en la comparecencia ante la prensa tras la reunión del Consello
Alberto Núñez Feijóo, ayer, en la comparecencia ante la prensa tras la reunión del Consello - EFE
Sucesión en el Partido Popular

Feijóo y el PPdeG serán neutrales al menos hasta la recta final del proceso

Advierte de que será «un congreso fallido» si el presidente que se elija no es candidato a la Moncloa en 2020. Aconseja a los candidatos finalistas que planteen a los compromisarios «una candidatura de unidad»

SantiagoActualizado:

Apenas tres días después de que Alberto Núñez Feijóo anunciara públicamente que no participará del proceso que elegirá al sucesor de Mariano Rajoy, el PP vuelve a fijar su mirada en él para que explicite a cuál de los candidatos en liza apoyará. En varias entrevistas radiofónicas y en la rueda de prensa habitual tras el Consello de la Xunta, el mensaje fue el mismo: el PP gallego mantendrá la neutralidad, al menos hasta que se produzca la primera votación de los militantes.

«Y cuando pasen a la segunda vuelta, el partido tiene derecho a expresarse», añadió ayer, «hablaré con los militantes, con los compromisarios, y con los dirigentes del partido y podremos tomar la decisión de lo que nos parezca mejor», aunque «si por el contrario vemos que no hay mayorías, lo que diremos es nada». «Pero no debemos anticipar, no sabemos quién va a pasar el corte», explicó.

La voluntad de manifestar públicamente la neutralidad busca evitar que los entornos de los candidatos se atribuyan el respaldo de Galicia, como sucedió en los últimos días. La delegación gallega es la tercera más numerosa en militantes (101.000) y la cuarta en compromisarios (327 de los 3.100 totales), y su peso puede ser decisivo en el proceso de primarias.

Feijóo eludió otorgar a ninguno de los aspirantes el cartel de favorito. «En mi opinión todas son personas válidas», algunas «más conocidas que otras» dentro de un proceso de elección que «no será fácil». Pero «tenemos la seguridad de que vamos a tener al frente del partido a una persona válida».

Campaña en Galicia

«Estoy convencido de que los candidatos van a hacer campaña en Galicia», avanzó, al tiempo que negó que hubiera trasladado en una reunión del grupo parlamentario la necesidad de que los compromisarios gallegos mantuvieran una posición unitaria. «Ayer [por el miércoles] no hubo reunión, por lo que no es posible que haya trasladado esos comentarios», aclaró Núñez Feijóo.

El presidente gallego se mostró partidario de que los candidatos se lo pongan fácil a los compromisarios. «Me gustaría que, después de que hablen las urnas, hubiese un acercamiento para una candidatura de unidad», y puso como ejemplo la integración de su candidatura y la de José Manuel Barreiro en 2006, durante el congreso que eligió al sucesor de Manuel Fraga al frente del PPdeG.

«Las personas que resulten posibles presidentes deberían buscar si es posible un acuerdo para que no sean los compromisarios en segunda vuelta los que señalen definitivamente el presidente», porque su decisión puede producirse «por poca diferencia», y el escenario resultante internamente en el PP «no creo que sea lo mejor».

Además, dejó claro que quien presida el PP después del congreso «va a ser el candidato a la Presidencia del Gobierno y yo lo apoyaré», y si el elegido no acaba optando a la Moncloa en las próximas elecciones generales, «habrá sido un congreso fallido». «Nuestros estatutos son muy claros», detalló, «y el presidente es el candidato a la presidencia del Gobierno de España, por lo tanto lo que necesitamos es hacer el congreso para tomar esas dos decisiones, quién es el presidente o presidenta del partido y el candidato. No hay más posibilidades». Y, para evitar suspicacias, subrayó que «el candidato va a tener nuestro apoyo absoluto y el mío personal».

Lealtad

De paso, matizó unas declaraciones suyas en las que daba a entender que si este proceso de elección se hubiera producido en 2020, habría concurrido en él. «Como es evidente que se ha producido en 2018, mi compromiso por Galicia estaba por encima de mi interés político», zanjó. «Está clarísimo que vamos a tener un nuevo presidente y la lealtad que le prestaré será la misma», aseveró, «lamento si me expresé mal; tengo todo el respeto para los compañeros que se presenten al Congreso con la misma intensidad que la tuve con Rajoy».