Feijóo, hoy en Santiago - MIGUEL MUÑIZ
EL FUTURO DEL PP

Feijóo antepone Galicia al PP y rechaza aspirar a la sucesión de Rajoy

El presidente gallego recuerda su «compromiso» con su tierra hasta 2020 y declina la oportunidad de pelear por el liderazgo del centro-derecha en España

SANTIAGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Bomba en el PP. Alberto Núñez Feijóo, el principal candidato y gran deseado en las encuestas para suceder a Mariano Rajoy acaba de anunciar que antepone su compromiso con Galicia a dar el salto a la política nacional. Ante la Junta Directiva regional del PP gallego, convocada de urgencia para la tarde de este lunes, el presidente de la Xunta ha confirmado lo que pocos creían: que no concurrirá al liderazgo del PP en el próximo congreso del 20 y el 21 de julio. La decisión de Feijóo, fruto de un largo periodo de reflexión —como él mismo ha reconocido durante su intervención pública—, abre ahora el camino a otros aspirantes, el mismo día en que han anunciado su concurrencia al proceso Pablo Casado o el ex ministro José Manuel García-Margallo.

«En 2016 le pedí a gallegos su confianza, su apoyo para cuatro años más. Me comprometí con ellos. Me comprometí y nos comprometimos con ellos hasta 2020», ha repetido Feijóo, «les transmití mi ilusión, mi confianza por lo que aun teníamos y tenemos que hacer juntos. Los gallegos nos han respondido con su voto, con su voto mayoritario, excepcional, y sin haber completado mi compromiso, no puedo fallar a los gallegos porque sería también fallarme a mí mismo». En román paladino, Feijóo se queda en Galicia.

«El PP tiene que marcar una nueva etapa», ha dicho con voz entrecortada y en varios momentos al borde de la quiebra, «nosotros no podemos ni debemos permitir la incoherencia y faltar a la palabra con la que los demás partidos están actuando». A su juicio, «no sería un buen mensaje que el nuevo presidente del PP estrenase esta etapa siendo incoherente faltando a la palabra a los miles de ciudadanos por los que hoy es algo en política».

El anuncio de Feijóo era esperado por muy pocos, que intuían que detrás del manejo de los tiempos del presidente gallego no había cálculos políticos sino auténticas dudas por la trascendencia del paso a dar y las consecuencias que en su vida personal podían tener. Ahora todo eso se confirma: «Por encima del currículum de una persona está el compromiso con un pueblo», ha proclamado. La ambición política que durante años se le ha imputado al barón gallego queda en un segundo plano, y traslada la incógnita de su futuro a si repetirá por cuarta vez para un mandato autonómico o si, como ha comentado en varias ocasiones, pondrá fin a su trayectoria política cuando finalice el actual en el otoño de 2020... si es que no hay un adelanto de las gallegas.

«Se puede y se debe hacer política nacional desde Galicia», ha defendido, «y lo voy a seguir haciendo, más aún con el escenario político que se está abriendo». Feijóo ha aprovechado la ocasión para lanzarle un dardo al Gobierno de Pedro Sánchez, al que ha acusado de abrir una reforma constitucional «para los que no creen en la Constitución». «Veremos el precio de esta ansiada investidura», ha añadido.

Mientras el PP nacional se sobrepone al inesperado anuncio, el PP gallego suspira aliviado, ya que la continuidad de Feijóo en la Xunta permitirá al partido mantener su hoja de ruta para una hipotética sucesión en Galicia, prevista inicialmente para después de las elecciones municipales. La próxima decisión de Feijóo será remodelar su gobierno, toda vez que al menos dos de sus conselleiros saldrán en dirección a La Coruña y Ferrol para encabezar candidaturas en las municipales. Pero nada de eso corre ahora prisa, porque lo importante para el PPdeG es que su principal activo político no emigra a Madrid.