Feijóo, esta mañana en la sesión de control al presidente en la Cámara gallega
Feijóo, esta mañana en la sesión de control al presidente en la Cámara gallega - XUNTA
PARLAMENTO

Feijóo afirma que el PPdeG pagó su vuelta de EEUU para la manifestación con Vox y Ciudadanos en Colón

El presidente de la Xunta carga contra el «separatismo anacrónico del BNG» y lo responsabiliza del auge de la extrema derecha

SantiagoActualizado:

A menos de una semana de que se iniciase el juicio del procés, el PP, Ciudadanos y Vox protagonizaron en la madrileña plaza de Colón una multitudinaria manifestación contra el Gobierno de Pedro Sánchez. El presidente de la Xunta se encontraba aquellos días de viaje en Estados Unidos con una delegación de empresarios gallegos, pero decidió adelantar su vuelta para participar en el acto del partido. En respuesta al portavoz de En Marea, Luís Villares, Feijóo afirmó que el sobrecoste del billete de avión fue asumido por el PPdeG y no corrió a cargo de las arcas autonómicas.

En la sesión de control celebrada esta mañana en el Parlamento gallego, Villares recriminó que En Marea había registrado en la Cámara hace tres meses una pregunta al respecto y todavía no había sido contestada. De demostrarse que se utilizó dinero público para un gasto de intereses particulares, subrayó Villares, sería «un caso claro de corrupción». El portavoz de En Marea pidió también ver la factura y conocer el sobrecoste de la vuelta anticipada. «La pagó el PPdeG. ¿Dónde está la factura? en el PPdeG, no tengo inconveniente en mostrársela aunque usted no tiene derecho a tenerla», le contestó Feijóo, que minutos después levantó el documento desde su escaño, agradeciendo al secretario general del PPdeG la rápida búsqueda de la factura. Villares le afeó la tardanza en dar explicaciones a lo que el presidente de la Xunta replicó que en las últimas dos legislaturas se habían presentado en la Cámara autonómica 49.000 preguntas al Gobierno gallego.

El BNG aprovechó su turno en las preguntas al presidente para recriminar a Feijóo sus cambios de opinión sobre el traspaso de competencias a Galicia. Ana Pontón lo acusó de modular su discurso en los últimos tiempos para adaptarlo al centralismo que defiende de Pablo Casado. «Antepone los intereses del PP por encima de Galicia», le recriminó la nacionalista, tras recordar, por ejemplo, que el presidente autonómico protagonizó una campaña para reclamar que Galicia pudiese usar el superávit y cuando el Gobierno de Sánchez aceptó, el PP votó en contra en el Congreso. Pontón también se refirió al traspaso en la gestión de la AP-9. «¿No sé por qué en Euskadi en 24 horas se firma una transferencia y usted lleva ocho años sin conseguir ninguna?», se preguntó para reprochar al presidente de la Xunta su escaso «peso político». En su respuesta el mandatario autonómico insistió en que la autopista del atlántico «es incuestionable para el PPdeG y va a seguir demandando la transferencia». Sin embargo, cerró la puerta a pedir nuevas competencias en estos momentos. Feijóo cargó contra «el separatismo anacrónico del BNG y el centralismo de Vox», cuyas propuestas tachó de «verdadera amenaza» para los gallegos y responsabilizó a partidos como el BNG de la aparición en el mapa político de la extrema derecha.

Desde la bancada socialista, Xoaquín Fernández Leiceaga recriminó al Ejecutivo gallego la falta de residencias públicas de mayores en Galicia. El portavoz del PSdeG repasó las promesas realizadas por el PP desde 2009, que empezaron con la creación de 4.000 plazas y se rebajaron últimamente a 780. «Diez años después no hay ningún resultado», afirmó Leiceaga. El socialista reprochó que la falta de plazas tira de los precios de las residencias privadas al alza y recordó que de los siete centros prometidos en las ciudades no se ha empezado a construir ninguno. Feijóo culpó a ayuntamientos como Ferrol o Lugo del retraso, por no poner a disposición de la Xunta los terrenos o por no conceder licencias.