La explotación energética del Sil recibe un informe negativo
Elena Espinosa, titular del MARM

La explotación energética del Sil recibe un informe negativo

E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA
OURENSE Actualizado:

El proyecto de aprovechamiento hidroeléctrico del Sil en Ourense «no es viable ambientalmente». Este ha sido el dictamen emitido por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, una vez detectada la falta de medidas que garanticen la protección del entorno y los recursos naturales, en el documento presentado por los promotores de la actuación. Una Declaración de Impacto Ambiental negativa para su ejecución en el entorno de los términos municipales de O Barco de Valdeorras y Vilamartín.

Asimismo, desde la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental argumentan que las dos solicitudes presentadas en competencia, para aprovechar los 160 metros cúbicos de un tramo del Río Sil con destino a la producción de energía eléctrica -Salto Fondo Lugar S.L. y Salto de O Barco, previsto por Iberdrola-, «son incompatibles entre sí», puesto que ambas se emplazan en el mismo punto del caudal y ninguna de ellas acompaña alternativa.

De este modo. la primera de ellas prevé la construcción de una presa aguas arriba del núcleo de O Barco de Valdeorras, mientras que Iberdrola tiene previsto construir dos embalses en distintos lugares, uno en el mismo punto que Salto Fondo y otro aguas abajo de «O Barco», a la altura del núcleo de Arnado, en Vilamartín de Valdeorras.

En su momento, el MARM consideró los estudios de impacto presentados por los promotores como «incompletos», por lo que solicitó a ambos la ampliación de la información necesaria, e indicaron que la misma sería remitida a los departamentos afectados de la Xunta para que emitiesen su opinión. Información que según el Ministerio, «no ha sido aportada» e impide garantizar la adecuada protección del medio ambiente.

La zona objeto de estudio se encuentra atravesada por el Río Sil, el cual, según reflejó el Ministerio competente, «es un entorno muy antropizado», ya sea por los cultivos y usos agrarios o porque el río se encuentra embalsado tanto aguas arriba -por la central de Sobradelo o las presas de Pumares y Casoio- como aguas abajo por el embalse de Santiago, con una distancia entre ambos de 15 kilómetros.

El BOE recoge los aspectos ambientales más relevantes de las organizaciones que presentaron alegaciones, así como el argumento aportado por el Ayuntamiento de O Barco de Valdeorras para su rechazo, que «agravaría la inundación de O Barco».