Examen EBAU en la facultad de Económicas de Santiago de Compostela
Examen EBAU en la facultad de Económicas de Santiago de Compostela - EFE

EXAMEN DE SELECTIVIDADNervios y aspiraciones en el inicio de la EBAU

La anteriormente conocida como Selectividad dió su pistoletazo de salida para más de 11.000 gallegos que buscan comenzar a labrar su futuro universitario

Actualizado:

Criminología. Farmacia. Educación Infantil. INEF. Son algunas de las aspiraciones universitarias de los más de 11.000 gallegos que en la mañana del miércoles se vieron inmersos en un momento decisivo para cualquier estudiante, la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), anteriormente conocida como Selectividad. O lo que es lo mismo, tres días donde los exámenes a realizar marcarán el futuro de muchos de los jóvenes.

Todos plenamente conscientes y por ello, «nerviosos por las responsabilidades», como afirmaba una alumna del Instituto Plurilingüe Rosalía de Castro de Santiago de Compostela, uno de los centros que realiza su EBAU en la facultad de Medicina de la capital gallega, designada por la Comisión Interuniversitaria de Galicia.

Las pruebas arrancaron a las 10 de la mañana con Lengua Castellana y Literatura. «Un examen asequible si habías estudiado», resumido así por un estudiante del IES Macías de Padrón. Esta fue la tónica dominante en las reflexiones sobre el comienzo del miércoles, aunque había espacio para las habituales dudas que solo asaltan en un control de estas características, como marcar en la hoja de respuestas la opción realizada equivocada. El primer acto de la EBAU sirvió para disipar los primeros miedos, pero no todos, pues solo treinta minutos después de Lengua Castellana le tocaba el turno a una de las bestias negras: Historia de España. Definido por los estudiantes como algo muy amplio, con temas y composiciones de todo tipo. Algunos confiaban en preguntas sobre la Guerra Civil, otros repasaban de forma apresurada a Primo de Rivera, pero la realidad dictó cuestiones totalmente diferentes.

Con esto solventado, las miradas se centraban en el fin de la fase general, compuesta por Lengua Gallega, donde se sufría un retraso debido a la apertura del sobre de forma anticipada en un centro de Vigo, con lo que tuvo que utilizarse un examen de reserva, y Lengua Extranjera, para pasar el jueves y viernes por la fase específica, donde las notas quedan claras y la «carrera» hacia las plazas de universidad se abre de forma real.

La clave de la EBAU

Para exámenes de este tipo las estrategias son diversas. Evidentemente, aparece el café como protagonista. «Llevo más de cuatro litros esta semana», comentaba una aspirante del IES As Fontiñas. Y todos coincidían en que es lo más natural tras un curso cargado.

Identificaban como clave el no caer en nervios excesivos, pero con el mensaje mayoritario de llegar bien preparados a la EBAU. «Al fin y al cabo haces exámenes de Selectividad durante todo el curso, en una asignatura o en otra. Llegas a la prueba y es lo mismo que hiciste hace tres semanas. ¿Por qué ahora me voy a poner nervioso si hace tres semanas hice lo mismo?», sentenciaba de forma tajante un alumno del Rosalía minutos antes de entrar en el aula.