Un usuario durante una partida online
Un usuario durante una partida online - ÁNGEL NAVARRETE
Adicciones

Estiman que el 20% de los adolescentes destina parte de su paga a las apuestas

Expertos calculan que diez de cada cien que prueban el juego online acabarán por desarrollar una ludopatía

SantiagoActualizado:

Tanto la ley de 1985 como el decreto con el que la Comunidad salió al paso en 2012 al auge de las apuestas deportivas y del juego online prohíben la participación de menores de edad en estas prácticas, vetando también que las competiciones en las que ellos son protagonistas puedan ser objeto de apuestas por parte de los adultos y tipificando como infracción muy grave (con sanciones de 18.000 a 100.000 euros) el incumplimiento de esta prohibición, ya sea autorizando, ya permitiendo, la implicación de niños en este tipo de juegos. No obstante —lo saben las asociaciones—, niños y adolescentes acceden pese a la regulación a juegos de apuestas, incentivados por una publicidad agresiva que recurre a muchos de sus ídolos deportivos o al regalo de dinero en las primeras apuestas como gancho, y amparados por los medios electrónicos que permiten acceder al mundo del juego desde el anonimato de la habitación propia, a través de cualquier ordenador, teléfono o tablet. Se estima que diez de cada 100 sujetos que prueban acabarán por desarrollar una ludopatía.

Las cifras están ahí. Según datos de la Asociación Gallega de Jugadores Anónimos (Agaja), el 20% de los adolescentes de la ciudad de Vigo (ciudad que acoge la sede de la organización) destinan parte de su paga semanal a participar en apuestas deportivas. Y no sólo en el mundo virtual: hay alumnos que aprovechan el recreo para «bajar al bar de la esquina a apostar», señala Juan José Lamas Alonso, director terapéutico de Agaja y director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, crítico con la proliferación de salones de apuestas presenciales y el bombardeo indiscriminado de publicidad, con la colaboración de algunos de los rostros del deporte más influyentes entre los más jóvenes.

La preocupación ante la penetración de los juegos de apuestas, en la población en general y singularmente entre la población menor, regresó esta semana al Parlamento gallego de la mano del grupo parlamentario de En Marea, que reclamó a la Xunta una legislación más dura para cerrar el paso a un «caldo de cultivo» favorable al desarrollo de adicciones. A preguntas de la diputada Paula Quinteiro, el director xeral de Saúde Pública, Andrés Paz-Ares, afirmó que la nueva ley del juego en elaboración incorporará medidas reforzadas para proteger a los menores. Paz-Ares repasó asimismo algunos de los cambios introducidos a través del decreto de 2012, prohibiendo, por ejemplo, la instalación de tiendas de apuestas a menos de 150 metros de los centros educativos en los que se escolarice a menores de edad, exigiendo a este tipo de establecimientos la implantación de controles de entrada o fijando entre los requisitos técnicos de las plataformas de juego electrónico mecanismos para bloquear el acceso a menores.

El ejemplo de Telemadrid

La reforma de la ley de juego formó parte del programa electoral con el que el PPdeG concurrió a las lecciones en 2016. El pasado año, los populares instaban a la Xunta a través de una iniciativa parlamentaria a completar esa renovación normativa, citando entre las cuestiones pendientes la fijación de límites a la publicidad, presente en cualquier horario, incluso en las pausas publicitarias de series juveniles.

El pasado marzo, Telemadrid se convertía en la primera televisión que eliminaba de sus pantallas los anuncios de juego online y casas de apuestas en aplicación de una decisión unánime del Parlamento regional.