El incendio forestal de A Gudiña se acercó durante la madrugada peligrosamente a las casas
El incendio forestal de A Gudiña se acercó durante la madrugada peligrosamente a las casas - ELISEO TRIGO/EFE
GALICIA VUELVE A ARDER

Estabilizado el fuego de A Gudiña tras quemar 440 hectáreas

Nueva ola de incendios en Galicia con seis focos durante la jornada que han quedado estabilizados o controlados

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tras apenas cuatro días de calma en los montes, Galicia vive una nueva ola de incendios que se salda con un total de 703 hectáreas calcinadas tras el primer recuento provisional. El peor se registró en el municipio orensano de A Gudiña. Sobre las siete de la tarde del viernes las llamas cruzaban la frontera desde Portugal y llegaban a la parroquia de Barxa. Aunque de madrugada el fuego se acercó peligrosamente a las viviendas en la zona de O Seixo, durante el día de hoy los servicios de extinción consiguieron desactivar el riesgo para la población.

En una jornada en la que prácticamente toda Galicia se encontraba en riesgo extremo de incendio forestal, el fuego se cebó sobre todo con las provincias de Orense y Lugo. Las condiciones meteorológicas con temperaturas rondando los 30 grados, vientos del nordés en varios puntos y con la biomasa forestal seca tras los últimos días de calor auguraban un día complicado para los brigadistas. En total tuvieron que hacer frente a seis incendios de más de 20 hectáreas, que es la superficie a partir de la que la Xunta de Galicia ofrece información. Ardieron los montes de A Gudiña, Quiroga (en dos zonas), Riós, Chandrexa de Queixa y Palas de Rei.

El de mayor superficie calcinada, unas 440 hectáreas, fue el de A Gudiña. Además de los medios de la Xunta de Galicia, fue necesaria la intervención del operativo aéreo del Ministerio de Agricultura y el de Defensa. Cuatro helicópteros, dos aviones, 27 brigadas forestales e incluso 85 integrantes de la Unidad Militar de Emergencias (UME)trabajaron sobre el terreno durante toda la jornada. A las 18:40 de la tarde, según informó la Consellería de Medio Rural, los servicios de extinción lograban estabilizarlo, pero no está totalmente extinguido.

Apenas una hora después de que las llamas cruzasen desde Portugal hacia A Gudiña, en la localidad lucense de Quiroga se iniciaba el segundo mayor incendio de la jornada en Galicia. Eran las 20.40 del viernes y afectaba en un primer momento a la parroquia de Hospital. A primera hora de la tarde de ayer, los servicios de extinción lograban estabilizarlo tras calcinar 110 hectáreas de terreno. No sería el único fuego que afectase al municipio. A escasa distancia, en la parroquía de A Enciñeira, las llamas comenzaban a avivarse sobre las dos menos veinte de la madrugada. Este segundo foco ha calcinado ya 45 hectáreas, según las primeras estimaciones, y a mediodía quedó estabilizado.

En la misma situación, un paso previo al control del fuego forestal, se encontraban también los incendios de los municipios orensanos de Riós y de Chandrexa de Queixa, tras calcinar 60 y 20 hectáreas respectivamente. En la provincia de Lugo, el fuego originado en el ayuntamiento de Palas de Rei, permanecía controlado desde primera hora de la mañana. La superficie quemada alcanza las 28 hectáreas.