Agentes de la Guardia Civil rescantan a varias personas en el municipio de Monterrei
Agentes de la Guardia Civil rescantan a varias personas en el municipio de Monterrei - EFE
INUNDACIONES

Municipios de Orense tratan de recuperarse de la riada «dantesca»

La tromba de agua obligó a rescatar a varias personas, provocó caídas de árboles y desprendimientos de vías

SantiagoActualizado:

Un episodio «dantesco» y «terrible». Estos son los dos adjetivos elegidos por el alcalde del municipio orensano de Monterrei, José Luis Suárez, para describir las consecuencias de las fuertes lluvias que el lunes por la tarde azotaron el interior de la provincia. Las tormentas inundaron también otros ayuntamientos de la comarca de Verín y Valdeorras. Numerosas personas tuvieron que ser rescatadas de sus casas, hubo desprendimientos de carreteras, árboles caídos y daños en el tendido eléctrico. Hoy los vecinos trataban de recuperarse de las riadas y de evaluar los daños.

El Servicio de Emergencias contabilizó hasta tres decenas de percances en el atardecer del martes, marcado por las estampas de viviendas anegadas, formación de bolsas de agua en las carreteras y desprendimientos de tierra y piedras. El grueso de la actividad del fenómeno adverso por tormentas previsto para las zonas sur, Miño y montaña de la provincia de Orense se comenzó a sentir pasadas las siete de la tarde. A esa hora el 112 Galicia recibió la llamada de alerta a causa de un hombre arrastrado por una riada en el lugar de Infesta, en el Concello de Monterrei. Allí se encontraban ya varios equipos del 061-Urgencias Sanitarias, que acudieron en ambulancia e incluso en el helicóptero medicalizado con base en Orense para atender y evacuar a un octogenario herido por la tromba, informa Efe.

En el mismo entorno, los Bomberos de Verín dieron cuenta de otras dos personas aisladas debido a la situación, pero en perfecto estado de salud y en compañía de los agentes de la Guardia Civil, que se mantuvieron en el punto para controlar el nivel del agua acumulada en el valle de Infesta tras los intensos chaparrones. Mientras, en Verín, bomberos y efectivos del Grupo de Emergencias Supramunicipales (GES) de Laza trabajaron para rescatar a una mujer encamada en el lugar de Vilamaior del Valle, que se vio amenazada por la crecida del nivel del agua en el interior de su vivienda, tal y como comunicó un familiar al 112 Galicia. Los servicios de emergencias pusieron a la enferma a salvo mediante su traslado al piso superior de la vivienda y a la espera de la bajada del caudal. En Laza la tromba dejó 65 litros por metro cuadrado en una hora.

Según el 112 durante el atardecer del martes se registraron 14 intervenciones por inundaciones en casas y bajos en Monterrei, Cualedro, Verín y O Barco de Valdeorras. Además, se contabilizaron cuatro desprendimientos en carreteras, de los cuales dos se produjeron en O Barco, tres bolsas de agua en Verín y Monterrei, tres árboles caídos también en Monterrei y Laza. En Cualedro también faltó el suministro eléctrico. En el Parque de Bomberos de Verín llegó a establecerse un Puesto de Mando Avanzado con el fin de coordinar las emergencias que iban surgiendo en los diferentes puntos.

Rescate de un vecino en Monterrei
Rescate de un vecino en Monterrei - eEFE

«Fue dantesco, terrible. No se recuerda algo igual y en tan poco tiempo. Es algo insólito», comentó esta mañana a Efe el regidor de Monterrei. Todo ocurrió «en apenas una hora», entre las siete y las ocho de la tarde, relató. Los técnicos intentaban «evaluar los daños registrados», principalmente «en viviendas y el resto de infraestructuras básicas», dado que el agua caída también provocó cortes de luz, pero también en los viñedos de las denominaciones de origen de Monterrei y Valdeorras.

Según las primeras estimaciones realizadas por el sindicato Unións Agrarias, unas 300 hectáreas se han visto afectadas por la tromba de agua. En Monterrei fueron más de cien hectáreas, mientras que en la comarca de Valdeorras, los principales problemas tuvieron lugar en O Bolo. UUAA hace un llamamiento a las autoridades a evaluar «de forma ágil y eficiente» los daños para «tratar de minimizar al máximo» los efectos sobre las explotaciones agrarias. Asimismo, insta a los productores a documentar los daños para «iniciar los trámites para conseguir las compensaciones y ayudas que alivien su situación». También solicita a las administraciones que impulsen «un catálogo de medidas para aliviar estas contingencias» tanto en forma de «ayudas directas» como a través de la «disminución de la carga tributaria» a los agricultores. El alcalde de Monterrei explicó que declarará mañana zona de emergencia al municipio para optar a ayudas destinadas a paliar los daños causados por las lluvias y las granizadas.