El envejecimiento como oportunidad

Investigadores del Grupo Colmeiro piden cambiar las políticas públicas hacia la tercera edad

SantiagoActualizado:

El envejecimiento de la población, ligado en España a la crisis demográfica por la caída de la natalidad, podría suponer una oportunidad para Galicia. Así lo ve el Grupo Colmeiro, integrado por investigadores de las facultades de Economía de la Comunidad, dedicados al análisis y el debate económico y social. En su opinión, es un error considerar esta situación únicamente como un problema. «Tiene aspectos positivos porque vivimos más y con mejores condiciones», señala Cristina Ares, profesora de Ciencias Políticas de la USC.

Sostiene, sin embargo, que las administraciones no están adaptando las políticas públicas a esta nueva realidad más allá de «medidas reactivas» como el control del gasto, la prevención del deterioro, la prolongación de la vida laboral o la revisión de prestaciones sociales. Por ello, presentó ayer una serie de ideas —en base a un estudio realizado en los últimos años— encaminadas a que «Galicia lidere esta adaptación» a nivel europeo, puesto que el perfil de las personas mayores de 65 años «ha variado, gozan de formación, experiencias vitales cada vez más diversas y buena salud durante más tiempo».

Mentores de los jóvenes

Lejos de ver a este sector de la población como un todo, sino por franjas de edad, reclama además acabar con «la forma paternalista de tratar a la mayores» y «modificar el lenguaje oficial». Las entrevistas mantenidas durante su trabajo le han permitido constatar que «nadie se considera mayor, solo aquellos que ya son dependientes» y cuando se habla de «envejecimiento» parecen no sentirse aludidos. También aboga por «eliminar las discriminaciones vinculadas a la edad» en el ámbito laboral y también en el resto. Otra línea de actuación es establecer cauces para que participen en el diseño de estas políticas y no sean observadores.

Ares, que estuvo acompañada por Luis Caramés, catedrático de Economía Aplicada de la USC y coordinador del Grupo Colmeiro, propuso iniciativas como promover a los mayores como mentores o tutores de trabajadores novatos o profesionalizar el asociacionismo de mayores para que, más allá de aspectos lúdicos, sigan enriqueciendo con sus aportaciones a la sociedad. «Hay todo un potencial desaprovechado porque no estamos ofreciendo las políticas adecuadas», apuntó Ares.

Al margen de aspectos como «mantener la capacidad adquisitiva de las pensiones», también apostó por impulsar la cultura del voluntariado, más extendida en otros países, como «valor social» y que permite sentirse útiles a personas como profesores ya retirados. Sobre la edad de jubilación ideal, Ares manifestó que «no hay una buena para siempre», sino que conviene adaptarla a cada coyuntura. Sí entiende, en cambio, que en la prevención de la dependencia deben tener un papel preponderante las nuevas tecnologías.

Como ejemplo de buenas prácticas por parte de la administración, apuntó al trabajo de la Diputación de La Coruña, que ha colocado en una situación ventajosa a sus municipios.