Luís Villares, el viernes, en el mitin de cierre de campaña
Luís Villares, el viernes, en el mitin de cierre de campaña - EFE

Elecciones generales 2019En Marea saluda la victoria de «una mayoría de izquierdas» que siente como propia

Sin representación en el Congreso tras no cuajar la coalición con Unidas Podemos, la formación se ve penalizada por el discurso del miedo que concentró el voto en el PSOE

SantiagoActualizado:

«Hoy la urgencia era parar a las derechas y esta urgencia restó importancia a las propuestas». Luís Villares, líder de En Marea —sin representación en el Congreso tras concurrir en estas elecciones en solitario, al margen de la alianza con Podemos y EU—, ha saludado la «victoria del bloque progresista» de la que, aun sin escaños, la formación se ha considerado «parte activa». Tras agradecer la confianza de los algo más de 16.800 gallegos que eligieron su papeleta —un escaso 1% que deja en una posición complicada a la organización dentro del grupo parlamentario en O Hórreo—, Villares analizó el resultado como consecuencia de una «situación de emergencia» en la que la ciudadanía respondió a la amenaza de las derechas «con una solución de emergencia» que quiso entender como «puntual».

«Hicimos una campaña en positivo, una campaña de ideas, una campaña de propuestas en un contexto dominado por el miedo y las barricadas, pero nuestras propuestas y nuestras ideas quedan ahí lanzadas», sostuvo el magistrado en excedencia.

«Alivio» y «alegría» —las mismas palabras que utilizaría después Ana Pontón, portavoz nacional del BNG—, fueron pronunciadas por Villares al considerar fudamental «que las derechas no sumen», saludando «que se pueda constituir una mayoría de izquierdas que consideramos como propia».

«La fuerte polarización del voto progresista fue eficaz para parar a la derecha, aunque a costa de los intereses de Galicia, dejando en una posición débil la defensa de los intereses de los gallegos», dijo no obstante Villares, quien, en clave interna, señaló con claridad unos resultados que «no nos sastisfacen».

«Evidentemente, queríamos más», sostuvo el portavoz de En Marea, quien analizó la polarización del voto —«a la que nosotros contribuimos con nuestro discurso para parar a la derecha», insistió—, el miedo, la falta de tiempo para explicar el proyecto diferencial de su formación y las dificultades en términos de espacios electorales y fiananciación como factores en contra durante esta campaña. «Hoy la urgencia de parar a las derechas restó importancia a las propuestas, cuando lo importante sean las ideas confiamos en recobrar la confianza», confió.