El portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, en la comparecencia de esta mañana
El portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, en la comparecencia de esta mañana - XOÁN REY/EFE
700 MILLONES

La deuda del Gobierno dificulta las cuentas de la Xunta para el año 2020

El PP no ve «imposible» tener unos presupuestos pero recuerda que existe un margen limitado. El PSdeG reprocha a Feijóo que no vaya «adelantando tiempo» en la preparación presupuestaria

David Gómez
SantiagoActualizado:

Sin resolverse los problemas con las cuentas del presente año, las del 2020 ya están dando también que hablar una vez rematado el periodo estival. La situación actual del Gobierno central, que se encuentra en funciones y al que una repetición electoral mantendría en este formato hasta como pronto las últimas semanas del año, está comprometiendo las cuentas de este año con la parte del presupuesto que depende de las transferencias del Estado, pero que el Gobierno no realiza escudándose en que está en funciones. Ahora, esa situación de parálisis en los pagos, importante ya que una nada despreciable parte de la recaudación depende de esas transferencias, ya ha provocado que los Gobiernos autonómicos levanten el hacha del guerra contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez, y se está extendiendo a las cuentas del año 2020.

Levantó la voz el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, al asegurar que no podía garantizar que las cuentas del 2020 no fuesen una prórroga de las del 2019 al no contar con el techo de gasto y las entregas a cuenta que debe fijar el Gobierno central. Y con la llegada de la nueva semana las diferentes formaciones políticas han opinado sobre esta posibilidad. El portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, no quiso cerrarse a ninguna opción, y destacó que hay un «margen» para ir redactando las cuentas, pero ese margen se estrecha mucho con la situación actual. De todas maneras, Puy no cree que sea «imposible»que se puedan aprobar unos presupuestos para el próximo año, aunque quiso advertir de que esa fórmula, que implicaría hacer números con los ojos semitapados, provocaría que el Gobierno autonómico pueda «meterse en un lío», ya que «igual gasta más de lo que puede», remarcó ayer durante una rueda de prensa en el Parlamento.

Puy recordó a su vez que aunque el Gobierno sí está en funciones, quienes sí están en plenas facultades son las Cortes, por lo que estas podrían promover una iniciativa legislativa para que se produjesen los pagos a las autonomías. Cabe recordar que las comunidades, independientemente del signo político, se han mostrado muy críticas con el Ejecutivo de Sánchez por el asunto de las deudas desde Madrid, con incluso anuncios de denuncias, como la que interpondrá la Generalitat catalana, una medida que el resto de comunidades no se plantean, aunque sí se apoyó hace unas semanas en el BNG.

El resto de grupos políticos se mostraron contrariados ante la posibilidad de que el PP no apruebe en O Hórreo unos presupuestos para el año venidero, sobre todo porque han querido recordar que el grupo popular goza de una cómoda mayoría absoluta en la Cámara gallega. El portavoz del Partido Socialista de Galicia en el Parlamento, Xoaquín Fernández Leiceaga, señaló ayer en una rueda de prensa que la Xunta podría ir «adelantando» trabajo y por lo tanto centrarse en la preparación de esos presupuestos. No cree Leiceaga que pueda Feijóo «escudarse en la situación política», y lo argumenta porque «en una situación parecida, antes de aprobarse en España el techo de gasto, Hacienda introdujo en el Parlamento los presupuestos», argumentó.

De todas maneras, reconoció que la interinidad del Gobierno no ayuda a que los temas económicos fluyan como debiesen. «Espero que haya un Gobierno funcionando la semana que viene», reclamó Leiceaga, que «no tira la toalla» en las conversaciones entre Podemos y PSOE, que vivirán una nueva reunión en la jornada de hoy. El portavoz ahondó en la idea de que haya Gobierno, porque un Ejecutivo a pleno rendimiento en la Moncloa sería «lo mejor para España y para Galicia», ya que admitió que cuando «hay incertidumbre se traslada en cascada hacia abajo».

Hacer de oposición

Tampoco se mostraron muy receptivos a la idea de una prórroga los tres grupos a la izquierda del arco parlamentario. En el caso del Grupo Común da Esquerda, su portavoz Luca Chao calificó de «auténtico despropósito» las declaraciones «irresponsables» del presidente autonómico. «Las hemos leído con absoluta sorpresa... Esperemos que dé explicaciones al respecto sobre si está trasluciendo algún tipo de chantaje o si porque no haya gobierno en el Estado el Gobierno gallego deja de tener responsabilidad y funciones», argumentó, recoge Ep.

También alzó la voz la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, que acusó a Feijóo de querer «hacer la oposición» a Sánchez desde San Caetano. No solo eso, sino que, al hilo de lo explicado por Leiceaga, la nacionalista recordó que, «en otras ocasiones», Feijóo puso en marcha los presupuestos sin tener las previsiones y en momentos en los que no había gobierno estatal. «Se necesita un gobierno que gobierne y no que tengamos a un presidente enrocado a ver si hace mejor oposición que Casado», remachó Pontón durante una rueda de prensa.

Por último, desde el Grupo Mixto, Luís Villares achacó el tema de las deudas del Estado con Galicia a la búsqueda de «rédito político», por lo que reclamó en la jornada de ayer que en vez de luchar por ese rédito se encuentre una solución que pueda ser «definitiva». «Lo que no puede ser es que el Estado autonómico quede pendiente de si existe o no un gobierno central, para nosotros esa es la solución de fondo», manifestó en una intervención en la que consideró que la Xunta no necesita prorrogar sus cuentas. «Tiene capacidad para aprobar un presupuesto», señaló, al hilo de lo mencionado por el resto de portavoces sobre este asunto.