Agentes de la Policía Judicial, instantes antes de encontrar el segundo cadáver entre los escombros - MIGUEL MUÑIZ
EXPLOSIÓN DE UN POLVORÍN ILEGAL

Aparece un segundo cadáver entre los escombros tras la explosión del polvorín ilegal de Tui

El balance de víctimas asciende a dos fallecidos y 37 heridos de diversa consideración. Se incorporan a la zona perros especializados en búsqueda de personas bajo los escombros

TUI(PONTEVEDRA)/SANTIAGOActualizado:

A primera hora de la mañana se han retomado las tareas de desescombro en la parroquia de Paramos, en Tui (Pontevedra), después de que en la tarde del miércoles explotara por causas que todavía se desconocen un almacen que almacenaba clandestinamente material pirotécnico y devastara la zona. Pasadas las once, el 112 confirmaba la peor de las sospechas: los equipos de búsqueda han encontrado el cadáver de una segunda persona, que se cree pertenece al hombre que, desde el miércoles por la tarde, se daba por desaparecido. Este fallecido sería, en principio, el marido de la mujer cuyo cuerpo fue localizado ayer y que, hasta ahora, era la única víctima mortal de la explosión.

Comparativa del antes y el después de la deflagración en la parroquia de Paramos
Comparativa del antes y el después de la deflagración en la parroquia de Paramos - 112 GALICIA

Además, Xunta de Galicia y la Delegación del Gobierno contabilizan igualmente otras 37 personas heridas de diversa consideración, de los que siete eran menores. Este jueves solo permanecen ingresados seis en centros hospitalarios de Vigo, y otros dos se encuentran en observación. A mediodía se difundirá un nuevo parte médico. A la búsqueda se han incorporado esta mañana perros especializados en la detección de personas.

El panorama que se contempla es más propio de una zona de guerra que el habitual en una pequeña aldea del interior de Galicia. Alrededor de donde una vez estuvo el polvorín ilegal apenas queda una casa en pie. Las más próximas son ruinas inservibles. En medio kilómetro a la redonda, las más afortunadas se consuelan con haber perdido solo el techo, todos los cristales o una pared. No quedan coches útiles. Un vecino lo expresaba gráficamente: «La escena es propia de una bomba terrorista».

Calles arrasadas en la hasta ayer habitada parroquia de Paramos
Calles arrasadas en la hasta ayer habitada parroquia de Paramos - M. MUÑIZ

Durante la noche permanecieron en la zona cuatro dotaciones de bomberos sofocando las últimas llamas producidas por la brutal explosión, que se sintió en todo el sur de Pontevedra e incluso llegó a la otra orilla del Miño, en el norte de Portugal. Según ha informado esta mañana la Consellería de Presidencia de la Xunta, la autoridad judicial determinó que la zona «no era segura» para los grupos de intervención, por lo que se han demorado hasta esta mañana las tareas de desescombro.

Agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional, con la colaboración de Protección Civil, mantuvieron la seguridad en la zona, donde durante toda la jornada del miércoles intervinieron 240 efectivos de emergencias y docenas de agentes de la Policía Nacional, Autonómica y Local, así como de la Benemérita. Los vecinos que perdieron sus casas en la deflagración fueron realojados anoche entre hoteles, un albergue de Cruz Roja y las viviendas de familiares próximos.

A disposición judicial

Por otro lado, se espera que entre a las 10 horas del viernes pase a disposición del Juzgado de Instrucción nº1 de Tui (en funciones de guardia) Francisco Romero, el propietario de la pirotécnica «La Gallega» y del polvorín ilegal que provocó la explosión, detenido ayer por la Guardia Civil y que pasó la noche en las dependencias de la Comandancia de Pontevedra. Ante los agentes de la Comandancia ha prestado declaración durante esta mañana. Está acusado de un posible delito de homicidio imprudente y otro de estragos.

Romero es el dueño de esta empresa pirotécnica que estaba instalada en otra parroquia de Tui, la de Baldráns, pero su nave fue precintada hace un año por decisión judicial derivado de una denuncia por problemas urbanísticos. En su haber, este empresario cuenta —según informa Europa Press— con denuncias administrativas anteriores, sin relación con la actividad de la pirotécnica.