La candidata del PP de La Coruña, Bea Mato, desayuno con interventores, apoderados y voluntarios del PP
La candidata del PP de La Coruña, Bea Mato, desayuno con interventores, apoderados y voluntarios del PP - ABC
JORNADA DE REFLEXIÓN

El descanso antes del día decisivo

Los candidatos a regidor dedican el sábado a pasear, estar con la familia o participar en alguna fiesta local. Feijóo cede protagonismo a los alcaldables mientras que Caballero y Pontón piden la asistencia a las urnas

SantiagoActualizado:

La campaña electoral para las municipales y europeas echó el cierre el viernes. Tras quince días maratonianos en los que los candidatos y los líderes de los principales partidos gallegos trataron de convencer al electorado de que les deposite su confianza para los próximos cuatro años, ayer fue una jornada de descanso, para pasear, estar con la familia o tomarse algo con los amigos. Aunque en algunos países como Argentina los vetos llegan incluso a la prohibición de espectáculos masivos o de la venta de alcohol, en España la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) prohibe básicamente difundir propaganda electoral. Pero los políticos suelen utilizarla para mostrar su lado más distendido y fotografiarse en un ambiente relajado.

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, que el viernes echó el resto para conseguir la remontada del PP con mítines en las siete ciudades gallegas, ayer se tomó un verdadero descanso. Pasó el día con la familia, sin convocatorias mediáticas y decidió ceder el protagonismo a los cabezas de lista del PP para los ayuntamientos. Los líderes del PSdeG, Gonzalo Caballero, y el BNG, Ana Pontón, sí convocaron a la prensa en Santiago. Pero en cumplimiento de la ley electoral, se limitaron a pedir a la ciudadanía que acuda masivamente a votar el 26-M.

En un recorrido por la plaza de Cervantes, antes de una ruta por el río Sarela, Caballero explicó que su campaña ha sido muy intensa, con hasta 9.000 kilómetros tasados. Según informa Efe, el socialista incidió en esta recta final en la importancia de ejercer el derecho al sufragio por ser la muestra más clara de la «importancia de vivir en una democracia avanzada» dado que hay ciudadanos de otros países que tristemente no disfrutan de tal posibilidad. Animó así a que cada uno «vote por lo que quiera, pero que vote» porque de este modo se decide el futuro «de la sociedad en la que vivimos» y, esta vez, también del conjunto de Europa, con lo cual «la democracia se hace con el voto, y si no la tuviéramos, le daríamos más importancia».

Ana Pontón decidió repetir y, como hizo la jornada de reflexión para las generales de hace menos de un mes, disfrutó de un vermú en una terraza compostelana. Después se fue de churrascada. Pontón demandó «reflexionar bien» para que «el país avance» y solicitó una gran movilización este domingo pues votar «es un derecho democrático por el que han luchado muchas personas», así que «dejen sentir su opinión», pidió a los ciudadanos, tanto en las administraciones locales como en el Parlamento Europeo, donde se toman decisiones «que van a influir en nuestra vida».

El portavoz de En Marea, Luís Villares, que en las generales acudió a reforestar una zona quemada por los incendios, decidió en esta jornada de reflexión saldar una deuda pendiente con sus amigos, al compartir con ellos un almuerzo de pandilla, antes de ir juntos a una «foliada», una fiesta popular al ritmo de la música gallega.

La líder de Ciudadanos en Galicia y candidata a la alcaldía de Lugo, Olga Louzao, después de una intensa campaña electoral en la que, según su confesión, adelgazó cinco kilos, decidió dedicar el día a estar con su hijo pequeño y a cooperar en las tareas de la explotación de vacas que regenta su marido.

Los alcaldes

En el caso de los alcaldes rupturista todavía en ejercicio, el compostelano Martiño Noriega eligió pasar el día con su pareja y sus dos hijos. Noriega que suele recomendar música en sus redes sociales, comentó que ha visto amanecer con el tema «Como la piedra que flota», del grupo «indie» León Benavente. «Lo que decidáis este domingo bien estará», escribió en su muro de Facebook el candidato de Compostela Aberta. «Desde la trinchera de la dignidad fue una honra servir a vuestro servicio», añadió. Jorge Suárez, de Ferrol en Común, reservó tiempo para acompañar a su hijo a un torneo de fútbol, para acudir a la fiesta de Os Maios de Cababois y para una comida de «confraternización» con los miembros de Ferrol en Común. En La Coruña, Xulio Ferreiro mostró su convicción de que el domingo serán «protagonistas otra vez», informa Efe. Ferreiro acudió a la cita gastronómica de los chicharrones de Feáns, donde coincidió con el candidato del BNG, Francisco Jorquera.

En Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores desayunó en un obrador de panadería que ha abierto en la ciudad del Lérez y acto seguido decidió pasar tiempo con sus nietos. En Vigo, el socialista Abel Caballero dejó el traje de candidato, pero no el de alcalde. Participó en hasta ocho actos que ha iniciado a las diez y media al asistir a la clausura de unas escuelas deportivas, para después, ya en el turno vespertino, ir a un campeonato de Kung Fu, antes de oficiar a las seis y media una boda en Castrelos, de acudir a la fiesta de la tortilla y de saludar a las 19:30 a los asistentes de «Un mar de bandas» en el Calvario.

Por último, en Orense, el popular Jesús Vázquez, visitó la plaza de abastos, sabedor de que el pescado no está vendido, así como de que la «honestidad e ilusión no se compran» ni en un mercado como al que ha ido, una de sus máximas. Después de atender a los medios, acudió a una cita, para él, marcada en rojo en el calendario: el cumpleaños de su madre.