Exterior del hospital Clínico en Santiago de Compostela
Exterior del hospital Clínico en Santiago de Compostela - EFE
Sanidad

El Sergas niega el fallecimiento de dos ancianos en los pasillos de las urgencias del CHUS el pasado día 2

La denuncia, realizada por un sindicato médico, está en manos de la Fiscalía, que investiga ahora lo sucedido. «No sabremos nunca si el desenlace hubiese sido otro con una atención más ágil, pero es claro que no podemos tener a los pacientes en los pasillos», apunta la delegada sindical denuciante. La gerencia niega «rotundamente» los hechos

SantiagoActualizado:

Será la Fiscalía quien tenga que esclarecer lo ocurrido el 2 de enero en el servicio de Urgencias del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS). El órgano judicial ha abierto diligencias de investigación en respuesta a dos denuncias formuladas este viernes por Fátima Nercellas, médico de Urgencias y delegada sindical de O’Mega en el centro compostelano, que refieren el fallecimiento de dos pacientes en los pasillos del servicio mientras esperaban atención.

Sin datos todavía sobre los enfermos concretos a los que alude la profesional, y a la espera de una comunicación oficial de Fiscalía que permita al centro manejar la información exacta, desde la dirección del CHUS se desmentía ayer «rotundamente» la denuncia. «Lo que podemos asegurar al 100%, tajantemente, es que no hubo ningún fallecimiento en los pasillos de ningún paciente en espera de atención», aseguró en conversación con ABC el director de Procesos Asistenciales de la gerencia de Santiago, Alfonso Varela. La apertura de diligencias, recuerda la Fiscalía, «no prejuzga la existencia de delito» y constituye un paso reglado siempre que se informa de hechos que podrían derivar e algún tipo de infracción penal.

Según el relato de Fátima Nercellas, delegada de Prevención de la junta de personal y en servicio el día señalado, en esa jornada remitió personalmente tres correos electrónicos a la gerencia informando de la «situación dramática» que se vivía en el servicio, con «hasta 29 pacientes graves» —clasificados como códigos amarillos y naranjas según el sistema de triaje de urgencias, precisa— esperando atención en pasillos. Las comunicaciones, detalla en conversación con ABC, se remitieron por escrito hacia las 14, las 16 y las 19 horas del día 2 de enero. Hacia las 22-23 horas, expone, se produjo el primer fallecimiento, y, poco después, el segundo. Se trataba, detalló, de un hombre aquejado de una arritmia y una mujer que presentaba isquemia intestinal, ambos, precisó, «pacientes frágiles pluripatológicos» que superaban los 80 años de edad. «No sabremos nunca si el desenlace hubiese sido otro con una atención más ágil, pero es claro que no podemos tener a los pacientes en los pasillos. Hay un real decreto que establece la obligatoriedad de mantener despejadas las vías de tránsito y evacuación, cualquier gerente que lo incumpla debería estar cesado, y en el CHUS ya tenemos cuatro requerimientos de la Inspección de Trabajo en este sentido», añade la representante sindical.

La gerencia, a su vez, lamentó la «alarma innecesaria» creada por una denuncia que desmiente «con rotundidad». Niega el registro de ningún fallecimiento en los pasillos y añade que «en ningún caso hubo enfermos triados como urgencia vital esperando inadecuadamente a ser atendidos». «Los enfermos con urgencia vital no esperan y son atendidos en la zona de críticos y de monitores, espacios que contaron con camas libres a disposición para ser ocupados» a lo largo del día señalado, añade.

El 2 de enero, como cualquier jornada de regreso de un puente largo, explica Alfonso Varela, fue un día de gran afluencia de pacientes, en el que las Urgencias del CHUS llegaron a recibir 80 entradas en dos horas. En todo caso, el director de Procesos Asistenciales insiste en el rigor del trabajo del servicio y en la validez del sistema de triaje inicial (clasificación de pacientes en función de la gravedad de los síntomas descritos a su llegada), que asegura la atención en los tiempos requeridos de cualquier urgencia vital.

No es la primera vez que un fallecimiento en Urgencias del complejo compostelano llega a Fiscalía. El pasado marzo, el Ministerio Público remitía a un juzgado de Santiago otra denuncia al apreciar «indicios de delito» en el fallecimiento de una paciente que esperaba asistencia en febrero de 2017. El caso sigue en el juzgado. Era la tercera muerte denunciada en los últimos años en el centro. La primera denuncia fue presentada por el acompañante de una persona fallecida en 2011. Dos más, incluida la que sigue viva en el juzgado de Santiago, fueron formalizadas por Nercellas. La denuncia coincide en el tiempo con una huelga en las Urgencias de Santiago que arrancó a principios de noviembre para reclamar más personal, medios y espacios para el servicio.

Las dos nuevas denuncias formalizadas ayer fueron comunicadas por la sindicalista en el marco de las sesiones sobre los efectos de los recortes en la sanidad organizadas por las fuerzas de la oposición como foro alternativo a la comisión de investigación constituida a tal efecto en la Cámara y abandonada por En Marea, PSdeG y BNG por su desacuerdo con el plan de trabajo y lista de comparecientes aprobado con los votos mayoritarios del PPdeG. En ese foro oficial, comparecía ayer el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, dejando el anuncio de que los grupos de trabajo conformados con los profesionales para abordar las mejoras necesarias en la Atención Primaria incorporarán en adelante al personal de los PAC y a los pediatras del primer nivel asistencial.