El Chicle tras el registro de su vivienda en diciembre del 2017
El Chicle tras el registro de su vivienda en diciembre del 2017 - EFE
GALICIA

Cuenta atrás para escuchar al Chicle desde el banquillo

Mañana a las 9,30 horas está prevista la declaración de Abuín por el intento de rapto de una chica en Boiro

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sucedió en diciembre de 2017 y mañana llega a juicio. Casi año y medio después de su detención, José Enrique Abuín se sentará en el banquillo de los acusados para responder por uno de los múltiples delitos que se acumulan en su expediente, el intento de rapto y agresión sexual de una chica en Boiro. Según el calendario previsto por la Audiencia provincial de La Coruña con sede en la capital gallega, el Chicle romperá el hielo con su declaración sobre lo que ocurrió aquella tarde noche. Hasta el momento, Abuín ha negado los hechos que se le imputan, pese a que existen varias grabaciones de voz que juegan en su contra. Se trata de las notas de voz que la víctima pudo activar en varias ocasiones durante el encuentro con Abuín y en las que quedaron recogidas algunas de las amenazas a las que sometió a la chica, entre ellas un revelador «Si sigues gritando te rajo».

Al igual que se cree que sucedió en el caso de Diana Quer, Abuín paró a la muchacha en la calle aprovechando la falta de luz y que no había nadie alrededor. La abordó y le pidió el móvil, pero la joven se resistió y consiguió zafarse de él. El Chicle, según recoge el escrito de acusación, intentó ganarse su confianza diciendo que se había equivocado de persona, pero al detectar que la chica se había quedado con su cara y su matrícula, reaccionó. Fue entonces cuando se puso más violento y la introdujo en el maletero del coche. La aparición de dos jóvenes resultó vital para que la víctima pudiese salir del vehículo y él se fuese espantado. Mañana, todos los implicados en este suceso aportarán su declaración ante el tribunal, encargado de dilucidar si Abuín es culpable de dos tentativas de rapto y agresión sexual, por las que se enfrenta a un total de 15 años de prisión.

Después de la esperada declaración del Chicle, que ya ha sido trasladado a la prisión coruñesa de Teixeiro, llegará el turno de la joven presuntamente agredida. Con el objetivo de blindar su intimidad y dado el estrés que todavía padece a causa de la agresión, la joven declarará amparada por un biombo y quedará prohibido tomar imágenes suyas. Su mirada no se cruzará con la de su presunto raptor, pero en una publicación en sus redes sociales recogida por ABC, la joven sí dejó claro que «solo espero que ese malnacido que me jodió la vida lo pague», tras anotar que «recibí el mayor golpe de la vida, ese 25 fue como si se parara el tiempo para mí».

Mismo perfil, mismo modus

Además del testimonio de Abuín y de la boirense, mañana está prevista la declaración de otros trece testigos cuya palabra ayudará a reconstruir los hechos que el tribunal juzgará. El calado de estas intervenciones hará de la sesión de este miércoles (la primera de tres días) una jornada nuclear en la que se espera que también esté presente el padre de Diana Quer. Expectantes ante lo que pueda derivarse de este proceso, la familia de la madrileña asegura que el resultado de dicho juicio podría confirmar un 'modus operandi' del investigado, «los perfiles de sus víctimas», y que la forma de actuar de 'El Chicle' es «similar» en ambos casos. «Bastante suerte tuvo Tania (la joven de Boiro) de no acabar como Diana», ha afirmado la acusación en el caso Quer.