EFE/Eliseo Trigo
LUGO

Se cubre la ropa con sus heces y orines tras intentar golpear a unos agentes de Tráfico y comer arena

El juez tuvo que tomarle declaración en una sala más grande de lo habitual por culpa del olor

SantiagoActualizado:

Todo comenzó con un control de alcoholemia que según pasaron las horas comenzó a complicarse más y más. El conductor que dio positivo acabó manchando las paredes de la celda con heces, y también ensució su ropa, además de llenarla de orines. Anteriormente, había intentado dar patadas a los agentes de tráfico y decidió comer arena después de saltar una valla de una nave industrial.

Los hechos, que ocurrieron cerca de la localidad lucense de Rábade y que recoge «El Progreso», provocaron que tuviese que ser llamada una ambulancia. Los sanitarios fueron insultados, según recoge el medio lucnese.

Los agentes de la Guardia Civil finalmente tuvieron que sacar al conductor con unos trajes especiales, que se negó a declarar. Tampoco quiso hablar ante el juez de guardia, al que le tuvieron que habilitar una sala más grande que su despacho para tomarle declaración. Finalmente fue puesto en libertad con medidas cautelares y con la acusación de un delito contra la seguridad vial y otro de resistencia a la autoridad.