Cuatro tíos de Rodrigo Barrio quieren que sea juzgado por el triple asesinato

A. M. | OURENSE
Actualizado:

No les convence la decisión de la Fiscalía de Burgos, que pedirá el sobreseimiento de la acusación contra el ourensano Rodrigo Barrio, que ahora tiene 21 años, por el crimen sin resolver de sus padres y hermano en junio de 2004, en su domicilio del norte de Castilla y León. Cuatro de los siete tíos del joven gallego, todos por parte materna, estiman que hay indicios de peso para que su sobrino -que reside en Queirugás, con los tres tíos restantes, que confían en su inocencia- sea incriminado. Personados como acusación particular en el caso, no sólo han anunciado que recurrirán la petición del fiscal, sino que además solicitarán el estudio, otra vez, de algunas pruebas.

A la espera de nuevos exámenes, los vestigios incriminatorios en los que se basan estos parientes del adolescente siguen siendo los mismos: las dos llaves del turismo del cabeza de familia (Salvador) incautadas durante un registro; el anillo de la madre (Julia), ausente en la escena del trágico asesinato cuando nunca se lo quitaba de encima; y un misterioso paquete de tabaco de la marca Chesterfield.